martes, 20 de agosto de 2019

¿Yo? Paso...

La diferencia entre una democracia y una dictatura
es que en una democracia Usted
vota primero y cumple órdenes después.
En una dictadura no tiene que perder el tiempo en votar.
Charles Bukowski

En otras palabras,
un gobierno democrático es el único
en el cual los que votan un impuesto
pueden escapar de la obligación de pagarlo.
Alexis de Tocqueville

La política es el arte de obtener
el dinero de los ricos y el voto de los pobres
con el pretexto de proteger a los unos de los otros.
Eric Frattini

La libertad obligada

Estoy un poco cansado de escribir cada dos años prácticamente lo mismo después de cada evento electoral. Si alguien quiere tomarse el trabajo de ver en este blog la entrada correspondiente al 15 de Agosto de 2017 – es decir: casi exactamente dos años atrás – podrá ver que una simple operación de "copiar y pegar" me evitaría el 90% del trabajo de escribir una nueva versión de lo mismo.

Porque ése es justamente el problema: que es siempre lo mismo. Siempre igual. Al final el sistema siempre se impone, siempre se sale con la suya. Porque está montado para salirse siempre con la suya. Porque está dispuesto de tal modo que solo los partidarios del sistema pueden ganar. Porque está diseñado para filtrar sin miramientos y sin escrúpulos a todo aquél que podría ponerlo en peligro. Y eso a pesar de los grandes discursos sobre la libertad, la teórica ausencia de censuras y la todavía más que teórica tolerancia que se supone garantizada por la democracia.

No lo digo yo. Lo dicen los números sobre los que volveremos más adelante. Más allá del catastrófico resultado de Macri y los casi increíbles números del kirchnerismo, otra vez el sistema demoliberal basado supuestamente en la libre voluntad popular obligada por ley a expresar su decisión en las urnas, ha demostrado su fundamental hipocresía. Ya sé, esto es un trabasesos pero ¿qué quieren que le haga? Votar en la Argentina es una libertad y un derecho que uno está obligado por ley a ejercer. Uno es "libre" de hacer lo que la ley obliga. A mí me suena a una especie de oxímoron pero, bueno; estamos en democracia. Y, en todo caso, es como decía el inefable Vladimir Volkoff: "... si el lobo persuade al cordero de que está obligado a vapulearlo para enseñarle a vivir democráticamente, y sobre todo si el cordero le cree, entonces, en efecto, los Derechos del Hombre se convierten en un eficaz instrumento de despotismo." [1] 

El Estado que no es Estado

Pero, para empezar dejemos de lado las hipocresías y las incoherencias democráticas y tratemos de entender el fracaso del gobierno de Macri y su gente.

Por de pronto, lo que ha fracasado no es el neoliberalismo. Es el fracaso del liberalismo a secas. Lo de "neoliberalismo" no es más que una engañifa  tratando de insinuar que es algo "nuevo" apostando a que en el inconsciente colectivo, y gracias al marketing comercial, el concepto de "nuevo" está asociado al concepto de "mejor". No hay nada de eso. Es el mismo viejo liberalismo con algún calafateo cosmético superficial para tratar de hacerlo más vendible en el mercado político. Eso es todo.

El fracaso del PRO – más allá de sus experimentos económicos fallidos y de sus pifias políticas por falta de cintura, de calle y de simple viveza criolla – es, fundamentalmente, el resultado de no haber cumplido con las funciones políticas básicas que justifican, en absoluto, la existencia de un Estado.

Un pueblo puede llegar a perdonar el error en una decisión económica delicada. No es fácil remontarla porque, como dijo el General, la víscera más sensible de la gente es el bolsillo. Pero tampoco es imposible si alguien se maneja bien y, sobre todo, si sabe comunicar bien. También el pueblo perdona las payasadas políticas, sobre todo en la Argentina en dónde incluso es mentira que del ridículo no se vuelve. Aquí no solo se vuelve de la payasada sino que hasta se ganan elecciones. Lo que el pueblo nunca perdonará – ni siquiera en la Argentina – es la ausencia total de las necesarias medidas que hacen a las indelegables funciones de síntesis, planificación y conducción inherentes al Estado.

Revisémoslo un poquito.

Un Estado medianamente eficaz debe tratar de armonizar, por todos los medios a su alcance, las fuerzas divergentes que de modo inevitable nacen de los intereses también divergentes y hasta contrapuestos de los distintos sectores de la sociedad. Ésa es su función de síntesis: evitar, mediante la construcción de consensos y compromisos, que esas fuerzas divergentes terminen considerándose como enemigos políticos. [2]  La pregunta es, pues,  ¿hubo construcción de consensos de parte del PRO? El macrismo ¿hizo algún esfuerzo serio para llevar las fuerzas divergentes hacia un denominador común? Es de lamentar, pero la respuesta es: todo lo contrario. Incluso se especuló con utilizar la figura del kirchnerismo y de Cristina como espantavotos y amenazas de un caos tipo Venezuela, para lograr que los sufragios fluyan hacia el PRO. Pues no fluyeron. La famosa "grieta" no solo no se cerró sino que directamente se agrandó y hasta aparecieron rajaduras secundarias difíciles de cerrar en un futuro cercano. Un pueblo dividido por los odios y rencores del pasado, cuyo Estado no hace nada para lograr consensos que unan y convoquen, es un pueblo a la deriva que puede terminar optando por cualquier cosa. En las PASO al menos, optó por lo que según la teoría de Duran Barba debió haberlo espantado.

La otra función esencial de planificar para el futuro fue completamente ignorada. En rigor de verdad, este garrafal error no se le puede achacar solo al gobierno de Macri. Lo han cometido TODOS. Y lo van a seguir cometiendo mientras los cargos políticos estén expuestos a sacudones electorales cada dos años y a caducidades cada cuatro. ¿Quién demonios va a planificar políticas de Estado para dentro de 15 o 30 años (como mínimo) si prácticamente toda su actividad depende de si en dos o cuatro años lo van a volver a votar? Y eso si es que el sistema le permite una reelección, porque la "alternancia en los cargos" es una especie de dogma cuasi religioso que nadie se atreve a cuestionar. Uno de los secretos del gran éxito que tiene el sistema entre los políticos es que, por mejor que sea tu adversario, después de un máximo de 8 años se tiene que ir y te deja libre el lugarcito ante el comedero. A menos, por supuesto, que se opte por una alternancia marital como lo trató de hacer el Néstor; o bien por una alternancia entre el patrón y alguno de sus empleados más fieles, como lo hace Putin desde hace unos cuantos años.


Este gobierno ¿tuvo alguna vez un plan? Por supuesto que no. NADIE lo tiene en la política Argentina. Aquí no existen los famosos "think tanks" [3] que en otras partes del mundo elaboran planes estratégicos y proyectos que después se implementan en la política. O bien y mejor dicho, existen algunas organizaciones similares, como por ejemplo el CARI, pero o bien son filiales locales de otros think tanks extranjeros (el CARI es filial del CFR) [4], o bien son intrascendentes y, en todo caso, ningún político les da ni cinco de bolilla a no ser que directamente se lo exijan desde el exterior.

No hay planificación en la política argentina. En el mejor de los casos existe alguna vaga y genérica serie de ideas iniciales que después se van acomodando (o no) a las circunstancias. ¿Cuál fue el plan estratégico de Macri para los 4 años de su gobierno? Nadie lo sabe. ¿Cuál es el plan de los Fernández? No lo saben ni ellos. Macri empezó con una especie de gradualismo en equipo y terminó con el esquema habitual de jerarquías tomando decisiones a los manotazos. ¿Existió un esfuerzo serio para lograr un acuerdo-base sobre políticas de Estado básicas? Nada de eso. Se vivió improvisando un esquema detrás del otro y hasta el día de hoy no existe un plan coherente y bien elaborado. Ni en el gobierno, ni en la oposición.

¿Cómo creen nuestros políticos que el pueblo se va a entusiasmar con un gobierno cuando nadie tiene ni la más remota idea de hacia dónde se dirige? Y cuando uno lo señala, los políticos hasta son capaces de responder con la cándida sinceridad de la que hizo gala Carlos Menem cuando confesó: "Si les decía lo que iba a hacer no me votaba nadie". Sincericidio que, palabras más, palabras menos, en lo esencial repitió ante algunos empresarios Mauricio Macri también. [5]

Y por último, la cuestión de la conducción. Ya de entrada, sin consensos fundamentales y sin planes esenciales uno se pregunta ¿qué habría para conducir? Sin caballos que tiren juntos para el mismo lado y sin haber elegido ningún camino es como que resulta medio difícil conducir el carro, diría el paisano.

¿Se puede decir que Macri condujo realmente el proceso político? El PRO ¿generó líderes que condujeran y comprometieran a la juventud y al resto de la ciudadanía? Macri no condujo nada; se limitó a tratar de administrar y hasta eso lo hizo mal. Si los argentinos le hubieran hecho caso a papá Don Franco en su momento, Mauricio seguro que no llegaba a presidente. En cuanto a la segunda fila, no solamente no hubo líderes sino que hasta los principales responsables tuvieron el mismo carisma que podría tener un policía dirigiendo el tránsito. De un gradualismo anodino que no convenció a nadie hasta el economicismo tecnocrático que nadie entendió jamás, terminando en manotazos de última hora para hacerse los simpáticos, lo único que consiguieron los macristas en grandes sectores de la población es implantar la idea de que "antes estábamos mejor". Haya sido eso cierto, o no.

Moraleja: no se puede pretender el éxito ignorando las funciones políticas básicas del Estado. Menos todavía si las demás decisiones administrativas constituyen también una serie de improvisaciones sobre la marcha que, encima, no funcionan.

Ciudadanos sin representación

De modo que dejemos la ciencia política y vayamos a los números de las PASO. ¿Qué dicen esos números? Pues dicen que otra vez un buen porcentaje de votantes ha quedado fuera de la expresión de la voluntad popular a través del sufragio. ¿Qué porcentaje? Es fácil de calcular.


El total de electores para este magno evento era de 32.621.816 personas. De estos electores potenciales y a pesar de la obligatoriedad legal de votar, participaron efectivamente 24.723.178 personas [6]. Luego, la participación real en la votación fue solo del 75.79% del electorado. Con lo cual la voluntad del 24.21% del total de electores (7.898.638 personas) ha quedado sin conocerse.
 
Simplifiquemos: de más de 32 millones y medio de electores, cerca de 7 millones novecientos mil no fueron a votar. ¿Saben qué significa eso? Algo así como dejar afuera a más de toda la población de las provincias de Catamarca, Chubut, Corrientes, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Neuquén, Río Negro, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tierra del Fuego. [7] ¿Lo digo con otras palabras? Sería así: en estas PASO la cantidad de gente que no fue a votar es mayor que la suma de toda la población de 14 provincias argentinas.

Menos mal que era obligatorio.

Pero eso no es todo. Uno podría decir que el sistema democrático argentino funciona sin dar cabida a la voluntad de casi la cuarta parte del electorado. Y no es así. Es mucho peor. Y es mucho peor porque a la falta de opciones con alternativas reales para esa cuarta parte, se le agrega la cabalística electoral finamente diseñada para dejar afuera a los que el sistema no quiere dejar entrar. O directamente prefiere ignorar.

Porque, en primer lugar debemos contabilizar a los que no consiguieron llegar al 1,5% de votos necesarios para superar las PASO. En esta elección tuvimos cuatro partidos que no llegaron a ese mágico y completamente arbitrario 1.5%:

Partido Votos
Mas 173.585
Frente Patriota 58.575
Mov.Acc.Vecinal 36.324
Part.Autonomista 32.562
TOTAL 301.046
Y en rigor, para hacer la cuenta completa, hay que contabilizar también a los que fueron a votar pero no eligieron a nadie porque consideraron que no había nadie para elegir (votos en blanco) y a los que se les anuló o impugnó el voto, ya sea porque de bronca nomás metieron en la urna la foto del Videla, ya sea porque se equivocaron, como el idiota que dejó el billete de 500 pesos con el que le compraron el voto dentro de la boleta plegada del Frente de Todos y metió todo junto en el sobre. [8]
Con lo cual habría que agregar:

Votos Cant.
Votos en Blanco 758.955
Nulos 300.019
Impugnados 35.707
TOTAL 1.094.681

O sea que la cuenta de los votos perdidos o no considerados nos da:

Categoría Cant.
No votaron 7.898.638
Blancos, Nulos, Impugnados 1.094.681
No llegaron al 1,5% 301.039
TOTAL 9.294.358

Si tenemos en cuenta que el kirchnerismo sacó 11.624.976 y el macrismo 7.825.998 votos, la matemática nos da que el segundo lugar con casi 9 millones trescientos mil "no-votos" les correspondería a personas que no fueron consideradas. Todos juntos representan el 28.5% del total de electores. Más de la cuarta parte del electorado no está representada en esta elección.

Y encima, al sistema lo llaman "representativo".

No se rían. Está en el Artículo 1 de la Constitución Nacional. 

El famoso 1.5%

Las cuentas que vimos hasta ahora están hechas para mostrar la relación de los votos respecto del total de personas habilitadas para votar (32.621.816 de electores en total). Pues bien, el famoso 1.5% necesario para superar las PASO no se calcula así. [9]

La ley electoral vigente estipula que "Para la categoría de presidente y vicepresidente y parlamentarios del Mercosur por distrito nacional, se entenderá el uno y medio por ciento (1,5 %) de los votos válidamente emitidos en todo el territorio nacional." [10]

La pregunta es, pues, ¿cuáles son los "votos válidamente emitidos"? Y gracias a la cabalística de la matemática electoral más algunas pequeñas triquiñuelas legales, la respuesta es un tanto ambigua. Depende de si estamos hablando de las PASO o de las elecciones definitivas. Porque en las dos instancias ese 1.5% no se calcula de la misma manera.

Para las PASO ese porcentaje se calcula sobre la suma de los "votos válidos". ¿Cuáles son los "votos válidos" en este caso? Son los votos correctamente emitidos más los votos en blanco.

Para las elecciones definitivas, en primera o segunda vuelta el porcentaje se calcula sobre el total de "votos válidos afirmativos" que son los correctamente emitidos que se expresan a favor de alguna candidatura presentada. En castellano: son los votos correctamente emitidos menos los votos en blanco.



¿Qué significa esto?Significa que los votos en blanco perjudican en las PASO y favorecen en las definitivas porque en las PASO el 1,5% se calcula sobre una cifra mayor (votos válidos + en blanco) que en las definitivas (votos válidos – votos en blanco).

Si bien es cierto que todo depende de la relación entre participación, cantidad de los votos en blanco y votos no válidos, es inocultable la intención de las PASO de filtrar a los partidos más pequeños para dejarlos afuera de la elección definitiva.

El filtro

La cuestión es que el truco funciona. En esta ocasión la mayor parte de la izquierda trotskista hizo bien las cuentas y se juntaron todos en el Frente de Izquierda. El Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas, la Izquierda Socialista y el Movimiento Socialista de los Trabajadores armaron un frente que obtuvo 697.748 votos. Con un 2.86% pasaron a las definitivas.

En contrapartida, el (nuevo) MAS llegó a 173.582 votos lo cual, con un 0.71% no le alcanzó para superar las PASO. El nacionalismo con sus 58.572 votos (0.24%), hubiera tenido que conseguir más de seis veces esa cantidad para poder acceder a la votación definitiva y, si hubiera conseguido tres veces lo que obtuvo, apenas si hubiera sobrepasado un poco al MAS. De todos modos, el trotskismo del Frente de Izquierda obtuvo casi 12 veces más votos que el nacionalismo.

No es por criticonear a nadie, pero realmente sería hora de preguntarse si el nacionalismo está lo suficientemente maduro como para participar en elecciones democráticas con este sistema. Porque, si no lo está, entonces estamos en el típico caso de hacer siempre lo mismo esperando lograr un resultado diferente. Y todos sabemos qué significa eso.

Y no me vengan con el tema del fraude. Lo hubo siempre, lo hubo esta vez y lo habrá en el futuro, sobre todo mientras haya que vigilar todas las mesas para que los pícaros de siempre no se roben las boletas; amén de otras perrerías varias que ya forman parte del folclore electoral. Por lo demás, no le echen la culpa a Smartmatic. La única forma en que esa (bastante ineficiente) empresa puede hacer fraude es en connivencia directa con los que hacen el recuento definitivo. De otro modo, cualquier chanchullo que hayan hecho en forma electrónica tiene que saltar a la vista en ese recuento manual, definitivo, de votos. Claro que esa connivencia puede existir y quizás hasta exista pero ¿una connivencia de fraude que favorezca tanto a la oposición? No creo que sea del todo imposible pero convengamos en que es bastante complicado y muy poco probable.

"En una elección no importa quién vota; lo que importa es quién cuenta los votos". La frase es de Stalin. Y básicamente es cierta. Pero en la época de Stalin no había computadoras. Y los recuentos manuales los hacían los funcionarios del único partido con permiso para participar.

¿Y los votos anti-aborto?

La otra cuestión que sería interesante determinar, si se pudiera, es averiguar adonde fueron a parar los votos del "aborto no te voto".

Porque, en función de las posiciones oficiales tomadas, a los efectos prácticos y que yo recuerde, solo dos partidos políticos – el NOS de Gómez Centurión y el Frente Patriota de Biondini – se pronunciaron claramente contra el aborto. Los demás, o bien se pronunciaron a favor, o bien cultivaron una muy cuidadosamente estudiada ambigüedad.

El NOS obtuvo 642.636 votos; el Frente Patriota los ya mencionados 58.572. ¿Es posible que el anti-aborto esté representado por solamente 701.208 votos en todo el país? Yo no lo creo. Por más que sea una mera opinión mía y no una realidad objetivamente demostrable, que el aborto sea rechazado por apenas el 2.8% del total de los 24.723.178 que participaron no me cierra por ningún lado. 

Es pura especulación mía y pueden muy bien caber otras interpretaciones pero creo que lo que sucedió fue que los votos evangelistas fueron a parar mayormente al partido de Gomez Centurión y los votos católicos se desparramaron por ahí con el criterio de que la cuestión económica resultaba más importante. Muchos varones habrán pensado "yo nunca me voy a hacer un aborto así que dejemos ese tema para más adelante"; y muchas mujeres pro-vida se habrán dicho "yo no me pienso hacer un aborto ni loca, así que por ahora hay temas más importantes para decidir". Con eso, el "con aborto no te voto" quedó en un lindo lema para pancartas y memes que al final no se tradujo en votos. Como que, por lo visto, el aborto libre tiene grandes posibilidades de convertirse en ley porque los políticos profesionales solo votan lo que ofrece la posibilidad de sumar votos. De última, esa característica es parte de la esencia misma del sistema.

Y es una verdadera lástima porque, con ese criterio alguien podría decir: "yo no me drogo ni pienso drogarme, por lo tanto a mí la lucha contra el narcotráfico me importa un bledo". Casi con el mismo razonamiento también podría haber dicho: "yo no pienso robar ni matar, por lo tanto las medidas contra el crimen no me interesan". Por supuesto que esto último ya es una exageración que nadie aceptará, pero la idea es casi la misma: primero mucho "yo" y, segundo, un egoísmo miope cercano a la ceguera.

Sí... hasta que no te toque y te obligue a ver y a bajarte del caballo.

Con lo que reaccionarás, pero cuando ya sea demasiado tarde...

Y de aquí en más, ¿qué hacemos?

La pregunta que siempre surge después de algún análisis crítico de la realidad es: "Está bien, pero ¿cuál es la alternativa?"

Y aquí se presentan dos dificultades: por un lado quien hace la pregunta espera, si no una solución mágica, al menos una respuesta genial.  Por el otro lado el que debe dar la respuesta se encuentra con una situación tan compleja que no es nada fácil sintetizarla en un par de frases simples; además del hecho que, por supuesto, el que responde no es ni mago ni genio.

No estaría mal que todos comprendamos que no se sale de una situación de decadencia generalizada como en la que estamos sumergidos con alguna panacea de simple fabricación y fácil aplicación. De un proceso de decadencia se sale sola, pura y únicamente con constancia, disciplina y capacidad. No hay recursos simples. No hay métodos mágicos. Genios podemos tener, a lo sumo, dos o tres por siglo y los milagros los hace Dios.

De modo que la única estrategia general que cabe es la de las aristocracias que siempre, en todos los tiempos, han sido minoritarias; y me refiero a las auténticas aristocracias, a las hermandades de los mejores, no a las pandillas de las oligarquías egoístas y codiciosas. Es la estrategia que mantuvo viva a la civilización grecorromana de tal modo que, aún dos mil quinientos años después de su desaparición todavía hablamos de sus hombres excepcionales, estudiamos sus filósofos, admiramos sus grandes artistas y aprendemos sus matemáticas y su geometría. Leónidas, Marco Aurelio, Aristóteles, Séneca, Praxíteles, Pitágoras, Euclides son solo ejemplos. Es la estrategia de los espartanos que, sabiéndose pocos, se dedicaron a ser mejores.

El mensaje en este sentido es:
En todos los procesos decadentes los que luchan contra la degeneración siempre son pocos y la única alternativa que tienen los pocos es la de constituir una aristocracia de mejores.
Estudien, capacítense, trabajen, destáquense, sobresalgan, adquieran saber y experiencia, conozcan cosas y conozcan como se hacen las cosas. No se queden con los rótulos, las consignas o los lemas fáciles. No se conformen nunca con saber solamente el "qué"; profundicen hasta llegar a saber el "como".

Además, ser patriotas es una virtud; ser patrioteros es una estupidez. El patriotismo es una virtud de los leales; el patrioterismo es el chauvinismo de los miopes. La militancia efectiva no es la de difundir consignas y señalar enemigos; la militancia efectiva es la de difundir soluciones , señalar vías de acción posibles y sumar voluntades. Cincuenta mil caratecas verbales sostenedores de pancartas no le hacen ni cosquillas al sistema. Cincuenta mil personas con coraje, amplia cultura, sólidos valores y sobresaliente profesionalidad forman una fuerza muy difícil de contrarrestar. Recién una vez que se ha entendido todo eso se puede considerar la estrategia de la acción.

Y una de las primeras reglas de la acción es no atacar al enemigo en donde éste es más fuerte. [11] El sistema demoliberal tiene dos puntos de gran fortaleza: su estructura económica y su régimen electoral, siendo que ambos están estrechamente interconectados dado que la potencia y efectividad del régimen electoral depende del poder económico que la financia. Tratar de atacar al sistema en ese punto con una fuerza de un par de miles de votos es una aventura condenada al fracaso a menos que, como la Historia enseña, concurran dos factores: A)- un descalabro social y económico impulsor de un enorme caos y B)- un líder carismático excepcional capaz de agrupar a la enorme mayoría de todos los afectados. Y aún así la Historia también enseña que se necesitan unos cuantos años para conquistar el poder.

En ausencia de esos dos factores solo queda la búsqueda de un punto débil en el sistema. Afortunadamente este punto existe y, mejor todavía, no se trata de un punto sino de muchos: ese punto débil son los municipios.

En la Argentina, controlar la votación de un presidente y de una mayoría de legisladores no es fácil pero puede lograrse mediante el fenómeno de "arrastre" de partidos políticos relativamente grandes y bien financiados. Es más: hasta resulta intrascendente la atomización partidaria si lo único que refleja es la ambición personal de los políticos. Mientras no se ponga en discusión la esencia misma del sistema, la mera diatriba política a nivel general es controlable y admisible. Incluso forma parte del espectáculo mediático.

Pero ¿qué pasa en la base del sistema formada por una constelación de más de 2.100 municipios? [12] Aquí el panorama es completamente diferente. Por de pronto, fuera de los grandes centros urbanos, en muchos de estos lugares la cantidad de votos que se precisa para acceder al ejecutivo y/o legislativo local es ridículamente pequeña comparada con las estructuras administrativas mayores. Además de ello, por extraño que parezca, éstos son los únicos lugares en dónde una verdadera democracia es posible – entendida (más o menos) en su original concepción griega. Porque la población se conoce o, al menos, se puede llegar a conocer. Porque la población sabe donde vive el intendente y, si bien el intendente tiene que posicionarse favorablemente ante el gobernador de la provincia so pena de quedar sin presupuesto, sus conciudadanos vecinos no solo lo vigilan de cerca sino que también pueden comunicarse con él de un modo casi inmediato para conocer los pormenores de la verdadera situación. Dependerá de la "muñeca" política y de la capacidad de gestión del intendente el mantener controlada su situación; eventualmente en alianza con otros municipios, ya sea con o sin un significativo  apoyo de la estructura provincial.

Esta estrategia de ir hacia abajo, a la base misma del sistema que es su área más débil, necesariamente tiene que correlacionar con una estrategia complementaria que implica concentrarse, no en los grandes centros urbanos, sino en la periferia de los mismos. Y esto en todo sentido. En la provincia de Buenos Aires, conquistar la intendencia de Ingeniero Maschwitz (12.500 habitantes) o de Pehuajó (40.000 habitantes) o la de Las Flores (25.000 habitantes) no es lo mismo que tratar de llegar a la intendencia de La Matanza (1.800.000 habitantes) o a la de Lomas de Zamora (700.000 habitantes) [13] Pero también es cierto que es más fácil conquistar la gobernación de La Rioja (312.600 habitantes) que la municipalidad de Quilmes (582.900 habitantes). [14]

Consecuentemente, la estrategia complementaria, corolario de la anterior, dice que no hay que avanzar sobre las áreas de gran concentración de fuerzas enemigas sino sobre aquellas áreas en donde esas fuerzas se hallan más dispersas. Esto implica darle más importancia a la periferia que al centro y en lo concreto significa volver a valorar la función y la importancia de los municipios [15] para luego, cuando llegue el momento, revalorar la función y la importancia de las provincias para desde allí conquistar el Estado nacional.

El demoliberalismo se concentra en las grandes ciudades y en las áreas densamente pobladas. La periferia es mucho más permeable a ideas contrarias a la decadencia. Con una gran ventaja adicional: esa periferia, con sus problemas concretos y reales, es una excelente escuela para aprender el difícil oficio de la política práctica desprovista de la usual retórica estéril  de los politicastros profesionales.

Si quieren una definición corta y precisa de la propuesta estratégica, la misma sería (séame perdonado que la repita por enésima vez):

"De abajo hacia arriba y de la periferia al centro"

Cuando a esta estrategia la adopten los mejores – los realmente mejores en todo sentido – la definición dejará de ser la síntesis de una propuesta y se convertirá en el inicio de una de esas revoluciones culturales que siempre preceden a las grandes revoluciones políticas.

Mientras eso no suceda, seguiremos luchando contra los molinos de viento.

Con el viento en contra.
 



--------------------------------------------
NOTAS

1)- Volkoff, Vladimir Por qué soy medianamente democrático. 
https://drive.google.com/file/d/0B6QXUcoelzmpRlN5UzFuMXBIaTA/edit

2)- En el sentido que Carl Schmitt le da al concepto de "enemigo político".   Ver:    https://ebiblioteca.org/?/ver/30696

3)- Literalmente "tanques de pensamiento"; eufemismo con el cual los norteamericanos se refieren a instituciones de investigación y desarrollo que elaboran los planes, los proyectos y las alterativas para la plutocracia que luego selecciona a los políticos que deben realizarlas.

4)- CARI = Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (http://www.cari.org.ar/)
CFR= Council on Foreign Relations. (https://www.cfr.org/)
Relación del Cari con el CFR: http://www.cari.org.ar/testimonios/councilofcouncils.html

5)- Macri ante el Congreso de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), Junio 2016. Ver: https://www.diarioregistrado.com/netty_uma_lymphadenoma

6)- Las cantidades utilizadas aquí son las informadas por la página web https://resultados2019.gob.ar/  consultada el 15/08/2019 a las 19 hs; con el 98.67% de las mesas escrutadas.

7)-http://www.ign.gob.ar/NuestrasActividades/Geografia/DatosArgentina/DivisionPolitica

8)- https://youtu.be/9TvWt2p2X2s
https://www.elancasti.com.ar/politica-economia/2019/8/11/video-hallaron-500-pesos-en-un-voto-del-frente-de-todos-411109.html?fbclid=IwAR3XNAGgqxN4myGxPU2R6ZhVsa6q2AoEvUeS5zJRfB7gXciP1gQ4p9u3nzw

9)- https://www.cronista.com/economiapolitica/Voto-en-blanco-por-que-se-contaran-distinto-en-las-PASO-que-en-las-generales-20190807-0029.html

10)- Cf. Art.14 de la Ley 27.120 modificatorio del Art.45 de la Ley 26.571:
Sólo podrán participar en las elecciones generales las agrupaciones políticas que para la elección de senadores, diputados de la Nación y parlamentarios del Mercosur por distritos regionales provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hayan obtenido como mínimo un total de votos, considerando los de todas sus listas internas, igual o superior al uno y medio por ciento (1,5 %) de los votos válidamente emitidos en el distrito de que se trate para la respectiva categoría.
Para la categoría de presidente y vicepresidente y parlamentarios del Mercosur por distrito nacional, se entenderá el uno y medio por ciento (1,5 %) de los votos válidamente emitidos en todo el territorio nacional.

11)- Excepto por supuesto que se tenga una fuerza mayor que la del enemigo en ese punto.

12)- http://atlasflacma.weebly.com/uploads/5/0/5/0/5050016/estructura_poblacional.pdf

13)- Las cifras son aproximadas. Provienen de varios censos diferentes y de años anteriores. Su valor está en visibilizar las relaciones de magnitudes.

14)- https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/base_municipios_0.pdf

15)- Cf. http://municipios.unq.edu.ar/modules/mislibros/archivos/municipios_argentinos.pdf




miércoles, 31 de julio de 2019

PENDULEOS, DISPARATES Y EL COMBATE INEVITABLE

Es mejor retroceder un metro
que avanzar un centímetro
en la dirección equivocada.
Lao Tse

Ya que las condiciones de vida
os parecen insoportables,
¿por qué no os imponéis la
obligación de luchar contra ellas?
Yorimoto Tashi

Nadar contra la corriente
no es necedad si las aguas
corren hacia las cataratas
Nicolás Gómez Dávila

Los penduleos


Hay una curiosa característica del ser humano que se revela ni bien uno se pone a analizar su comportamiento y sus creencias a lo largo de la Historia. Tomándome las libertades del caso, yo lo llamo su tendencia al "penduleo".

El péndulo religioso

Por alguna misteriosa razón el Homo Sapiens es adicto a los extremos en toda una serie de cuestiones. Tomemos, por ejemplo, la religión. En esta cuestión, hoy mismo – Anno Domini 2019 – el penduleo va desde el extremo de los fundamentalistas protestantes norteamericanos que afirman que Dios creó al mundo hace poco más de 6.000 años en seis días de 24 horas porque así lo dice la Biblia y en el otro extremo tenemos a los ateos materialistas dogmáticos que no se cansan de decir que Dios no existe, que el mundo surgió por pura casualidad – o que no "surgió" porque siempre "estuvo" – y quien piense otra cosa es un idiota.

De modo que por un lado tenemos a una serie de personas diciéndonos que el planeta tierra fue creado poco antes de los antiguos egipcios y que el varón humano, construido a partir de una maqueta de barro, es un sujeto creado apenas ayer nomás. Por supuesto, según estos mismos representantes de la literalidad bíblica la mujer es otra cosa – vaya novedad – pero es posterior. Como que para Eva, en lugar del barro, Dios empleó una costilla de Adán. Así. Literalmente. Y quien pregunte por qué entonces nosotros los varones no tenemos una costilla de menos, es un sacrílego.

En el lado de enfrente tenemos una serie de personas que nos hablan de una tierra que apareció, solita ella y por capricho exclusivo de la materia. Nuestra tierra tiene así una edad de, digamos, unos 4.500 miles de millones de años durante cuyo tiempo por pura casualidad una minúscula ameba se puso a vivir porque se le dio la gana y los descendientes de esa ameba – créalo o no estimado lector – somos Usted y yo, claro que unos miles de millones de años después.

Y así está la discusión. En un extremo del péndulo, tercos obnubilados fanáticos que insisten en tomar literalmente hasta la más evidente de las metáforas versus el extremo opuesto de los no menos fanáticos ateos materialistas que empujan la teoría de la probabilidad hasta lo imposible solo para no tener que admitir que la ciencia que estudia la realidad en rigor de verdad no está haciendo más que tratar de entender la complejidad irreductible y específica de una Creación divina negada ab ovo por pura petición de principio.

El péndulo político

Algo muy similar sucedió también en el campo político. No hace tanto tiempo atrás, en un extremo del péndulo teníamos anarquistas que exigían la eliminación del Estado y de toda autoridad posible mientras que del otro extremo se oían las voces de los discípulos directos de un Hobbes no demasiado bien entendido que repetían que el Hombre es el lobo del Hombre y que solo se porta bien cuando se lo tiene muy cortito de riendas con una autoridad que, al menos en teoría, no debería tener límites.

Después de unos cuantos pavorosos ríos de sangre el péndulo no dejó de oscilar pero cambió levemente de dirección aunque no de amplitud. Hoy, sin llegar al anarquismo y a la autocracia tenemos a liberales que sostienen al individuo aislado como medida de todas las cosas mientras que en el otro extremo tenemos a socialistas y comunistas que solo entienden al individuo como un elemento básicamente anónimo que forma parte de la gran masa de una clase social. Lo gracioso es que estos dos extremos pendulares individualistas y colectivistas están completamente de acuerdo en afirmar que el Estado no sirve para nada. Los liberales quisieran verlo reducido a su más mínima expresión, convertido en un simple, pequeño – y sobre todo barato – aparato administrativo. Los comunistas, por su parte y siguiendo a Marx, hasta sueñan con su completa desaparición, con lo cual le hacen un guiño de simpatía a sus primos hermanos anarquistas.

¿Es cierto que hemos superado las ideologías? Que han caducado es obvio pero solo algunos (pocos) las han superado de verdad. Muchos se limitan a no nombrarlas con los cual la mayoría despistada cree que ya no existen. Así ya no se habla del dogma liberal sino de la defensa de los derechos individuales y de "achicar el Estado para agrandar el país". Tampoco se habla ya de la dictadura del proletariado sino de la "solidaridad social de la clase trabajadora" para lograr una fuerza combativa que aniquile a la burguesía parásita. Cambia el discurso. El relato. La terminología. En el fondo es el mismo penduleo de siempre: ateos contra creyentes; demócratas individualistas contra colectivistas anarquistas.

Y, por supuesto, todos son democráticos. Hasta los autoritarios. Todos reivindican para sí la representatividad de la "verdadera democracia" porque quien no comulga con ninguno de los extremos del péndulo es un nazifascista que ni siquiera merece existir.

El péndulo histórico

No hay que creer, sin embargo, que el penduleo se da siempre entre dos bandos coetáneos que se oponen y que forman esas "grietas" de las que tanto se ha hablado en los últimos tiempos y que de una manera tan deplorable dividen el cuerpo social para gran beneplácito de quienes se benefician de las peleas que enfocan la atención de la muchedumbre en cuestiones completamente secundarias – a veces hasta estúpidas – y la alejan de lo realmente importante. Basta un vistazo a los tiempos idos para detectar tendencias contrapuestas que se han sucedido, una después de la otra, a lo largo de los tiempos.

El popular personaje de Betty Boop
antes y después de la aplicación
del código Hays.
Por ejemplo, yo pertenezco a una generación que en su infancia todavía escuchó a personas perorando contra el sexo prematrimonial y del "peligro" que representaba la "tentación de la carne". No hace tanto, todavía allá por los años '50 del siglo pasado hasta las películas románticas de Hollywood terminaban indefectiblemente en matrimonio y no era tan rara la película en donde, en la escena final, el muchachito besaba a la muchachita dándole la espalda a la cámara. En mi infancia y adolescencia el código Hays [1] ya no regía tanto como en los años '30 y '40 pero, así y todo, una gran cantidad de películas norteamericanas siguió ajustándose (más o menos) al mismo hasta 1967.

Después, casi abruptamente, en tan solo un par de años, nos fuimos al otro extremo. Nos pasamos a la pornografía y a la glorificación del hedonismo, con marchas por el "orgullo" homosexual femenino y masculino, el aborto gratis, la despenalización de las drogas, la erradicación de toda moralidad en la cultura y hasta la relativización agresiva de cualquier moralidad y toda la ética en absoluto.  Por supuesto que no es cuestión de ponerse en tía escandalizada porque la cuestión, obviamente, no es la necesidad de elegir entre la hipocresía de la puritana moralina burguesa y la degradación de una bacanal a todo trapo. Pero esos son los extremos del penduleo entre el ascetismo y el hedonismo que se han sucedido durante, digamos, los últimos 50 o 70 años.

El péndulo cultural

Y, finalmente, la tendencia humana de saltar de un extremo al otro, a veces en sólo un par de años, no se limita a la religión, a la política y a la moral. Después de todo eso, sería un verdadero milagro si no ocurriese también en el campo cultural.

Pues no hay tal milagro.

No lo hay, en primer lugar porque el campo cultural – especialmente el filosófico y sus derivaciones – se ha prestado siempre con extrema facilidad a la polarización de los opuestos hasta el punto en que no deja de tener una pizca de verdad aquel viejo apotegma que decía que para refutar a un filósofo basta con leer a cualquier otro.

No obstante hoy, con la cuasi uniformización del pensamiento mediante la implantación de lo "políticamente correcto" y la decadencia cultural generalizada, la cuestión pasa por otro lado. Se está verificando lo que alguna vez dijo el General Patton – que por cierto no fue un filósofo – acerca de la uniformidad del pensamiento: "Si todo el mundo piensa igual, alguien no está pensando en absoluto". [2] Y esto produce un fenómeno muy curioso del que me cuesta encontrar un antecedente en 10.000 años de Historia conocida.

Los Disparates

Los crédulos

Uno de los extremos del fenómeno se detecta al comprobar la existencia de un pensamiento aplastado, ajustado a la conveniencia de los usurpadores del poder, que en lo esencial está basado en la falsedad, la hipocresía y la ignorancia. Este pensamiento castrado, implantado desde arriba, ha producido una enorme masa de ignorantes que en lugar de pensar repite consignas, en lugar de investigar y guiarse aunque más no sea por su propio elemental razonamiento lógico prefiere regurgitar ovinamente lo que vio en la pantalla del televisor; lo cual, en un sinnúmero de casos, no es más que una serie de distorsiones, hipocresías y hasta mentiras flagrantes.

Así es como el integrante típico de Fuenteovejuna tiene una fe casi férrea en una serie de cosas que no son más que suposiciones, mitos, expresiones de deseos y hasta engaños deliberados. Por ejemplo, el hombre-masa actual todavía cree que metiendo un papelito dentro de una caja puede decidir sobre las cuestiones que afectan a toda su comunidad y que su opinión de ignorante es por lo tanto equivalente a la de cualquier persona altamente capacitada porque una persona es igual a un voto, todos somos iguales, la libertad de expresión da derecho a decir cualquier gansada y todo el mundo tiene que poner cara de circunstancias haciendo como que la respeta porque no hay que discriminar a nadie por sus opiniones.

La parte atea de Fuenteovejuna cree que lo único válido es lo que dicta la ciencia y tiene una fe a prueba de balas en que lo que la ciencia no explica hoy ya lo hará mañana, a medida en que avance el indetenible e infinito progreso del conocimiento humano. Conocimiento del cual el público mediático se anoticia a través de la nota de difusión científica escrita o contada por un periodista que sabe tanto de ciencia como yo de Gilgamesh y Sumeria gracias a las viejas historietas de Nippur de Lagash.

Roberto Baradel
Créalo o no, es un representante de los
docentes argentinos.
Naturalmente, dando por supuesto y sabido que todo es "una cuestión de educación" porque, por axioma indiscutible de la Ilustración, hay que creer en que el ser humano es infinitamente educable.

Y, si nadie en miles de años ha podido hacer un Gauss, un Leibnitz, o un Laplace a partir de un badulaque que no sabría escribir la "O" ni con un canuto – como diría Sabina – pues entonces aplicamos el mismo argumento que el ya usado en el caso de la ciencia: la culpa la tiene la imperfección de nuestro sistema educativo al que es necesario desarrollar para que finalmente logre ese milagro algún día. Léase: necesitamos programas "socialmente más comprometidos" pero, sobre todo, más presupuesto, mejores sueldos, más maestras y mucha más infraestructura. Y si no me creen pregúntenle a Roberto Baradel. No es ningún misterio inexplicable que el aparato educativo del sistema escupa ignorantes diplomados que no solo no saben qué es la ortografía y la sintaxis sino que ni siquiera poseen una aceptable comprensión de textos.

Los descreídos

Pero sucede que existe una gran diferencia entre el ignorante y el estúpido. Ignorante es quien carece de conocimientos; estúpido es quien carece de la capacidad de adquirirlos.

A la corta o a la larga, los que no son estúpidos comienzan a sospechar que en el relato políticamente correcto hay cosas que no cierran. Por ejemplo las armas de destrucción masiva de Sadam Husein que jamás se encontraron; el incidente del Golfo de Tonquín de julio 1964 que fue una operación de falsa bandera orquestado para justificar la participación de EE.UU. en la guerra de Vietnam; 
Bombardeo de los Aliados al sector civil de la ciudad alemana de Augsburgo
25 al 26 de Febrero 1944
la satanización sistemática del pueblo alemán por la II Guerra Mundial; el escamoteo de las numerosas atrocidades cometidas por los Aliados contra poblaciones civiles indefensas; la esclavización financiera de países enteros mediante sus deudas externas; las crisis fabricadas para poner de rodillas a posibles adversarios; las sanciones económicas aplicadas tan solo por una desviación del comportamiento esperado y permitido... y no sigo porque el etcétera daría para al menos un centenar de aburridas páginas más.

¿Y qué hizo la mayoría de estas personas carentes de conocimientos y de una formación sólida frente a este cúmulo de mentiras, falsedades e hipocresías pero poseedora del suficiente cerebro como para darse cuenta de que alguien les estaba mintiendo? Pues lo de siempre, esta gente se subió al péndulo y se fue directamente para el  otro lado. En lugar de separar la paja del trigo con conocimiento y criterio estas personas se dijeron: "si de este lado está la mentira, la verdad tiene que estar en el lado opuesto".

Un razonamiento no del todo injustificado pero errado en lo esencial. Y errado porque algo meramente diferente a una mentira no necesariamente es una verdad. Como que tampoco es necesariamente verdad la explicación o el desenmascaramiento de una mentira. Que los antiguos egipcios desplazaban los enormes bloques de piedra que utilizaban en sus construcciones sobre rodillos de madera es algo poco probable. Pero no necesariamente tiene que ser verdad que esos bloques fueron puestos en su lugar mediante los poderes de levitación de unos ingenieros extraterrestres.

El curioso fenómeno que hoy tenemos es gente estúpidamente crédula que cree en las mentiras de un lado y gente inteligentemente ignorante que cree que la verdad está justo en los delirios de los escépticos de la vereda de enfrente.

Así muchas personas cayeron en el péndulo de siempre pero no en uno que oscila – o al menos trata de oscilar – en entre el cielo de la verdad y el infierno de la mentira sino en otro que pendulea de un lado para el otro sin salir de las tinieblas del averno. Hades se debe estar divirtiendo a mares en el inframundo con su propia versión del Péndulo de Foucault.

Los escépticos

Por todo lo expuesto, muchas de las personas que descubrieron varias mentiras detrás de las versiones oficiales del sistema terminaron cayendo en los brazos de toda una serie de charlatanes que también mienten pero hacen creíbles sus mentiras alegando que luchan contra las mentiras del sistema. Sí; ya sé. La frase es un poco complicada pero es como si les dijera: "Miren, yo sé al igual que ustedes que el sistema miente; por eso, para combatir este sistema mentiroso, quiero contarles algo: la NASA es un fraude; los robots exploradores supuestamente puestos en Marte no existen y, además de eso, la tierra es plana."

¿Qué por qué haría yo una cosa así? Pues podría ser por una larga serie de razones y no todas se excluyen entre sí. Una de ellas – quizás la principal en muchos casos – podría ser simplemente por el afán de figurar, llamar la atención y hacerme fama del sabelotodo perspicaz que descubrió un secreto celosamente guardado.

Lanzamiento, alunizaje y amerizaje del Apollo 11
Un tipo que se entusiasma y dice "¡Que grande! ¡La humanidad llegó a la luna!" no llama la atención de nadie; ni aunque sea uno de los mejores discípulos de Wernher von Braun. Además se expone a la crítica lacrimógena del miope de izquierda que inmediatamente saltará con el archigastado argumento de las escuelas y los hospitales que se podrían haber construido con la plata gastada en la investigación espacial. Pero un ignoto Juan de los Palotes que lanza delante de una cámara de televisión algo así como "La NASA y el gobierno yanqui mienten; jamás el hombre llegó a la luna; todo fue un fraude..." seguramente será recibido con los brazos abiertos por más de un periodista amarillo y más de un productor, militante de izquierda, lo citará con tal de tirarle con algo a los malditos imperialistas yanquis. Fabuladores de esta clase, enfermos de figuronería, se encuentran de a patadas en todos los temas y en todos lados. Pregúntenle a Erich von Däniken.

Otra posible razón podría ser que alguien que necesita ocultar algo non sancto le pague buen dinero a otro para que escriba un libro, o el guión de una película, o varios artículos de opinión en medios masivos incluyendo Internet – o todo eso junto – para desviar la atención de la gente. Así, no sería imposible que algunos de los que cometieron una serie de salvajadas en el marco de iniciativas bastante sucias – como, por ejemplo, el famoso Proyecto MK Ultra – hayan destinado un presupuesto nada exiguo para pagar a guionistas, periodistas y formadores de opinión a fin de divulgar toda una historia de suspenso y misterio con tal de barrer bajo la alfombra los casos reales de Frank Olson, Harold Bauer [3] y una pila bien grande de otras barrabasadas adicionales entre las que puede estar, incluso, el caso de Theodore Kaczynski, el Unabomber. Mientras los incautos televidentes se entretienen con la película del periodista que arriesgando su vida "revela" oscuras maquinaciones de la CIA que nunca tuvieron lugar fuera del guión, los verdaderos agentes de la CIA que cometieron las verdaderas animaladas guardan silencio, hacen mutis por el foro, cobran sus jubilaciones y terminan muriendo tranquilamente en sus camas sin que nadie los moleste.

En fin, así como en muchas ocasiones el fuego se combate con fuego, la verdad que puede llegar a desenmascarar un fraude se combate con otro fraude consistente en difundir una mentira presentada como la "revelación de la verdad" acerca del primer fraude. Podrá ser un poco complicado pero el hecho es que funciona.

Así ha nacido toda una serie de teorías estrambóticas; algunas relativamente ingeniosas y al menos bien armaditas mientras que también las hay tan burdamente idiotas que uno se maravilla como puede caer en ellas gente que en una de esas podrá ser ignorante, pero no es estúpida. Probablemente la única respuesta posible a este enigma es que, al fin y al cabo, hay de todo en la viña del Señor y quizás la inteligencia de algunos no consigue controlar la patología de su enfermizo afán de protagonismo que los impulsa a pretender que tienen una respuesta para todo.

La Lucha

El difícil equilibrio

Está bien; reconozco que tampoco es siempre cuestión de ser exageradamente estrictos. En un mundo lleno hasta la coronilla de hipocresías, falsedades, exageraciones tendenciosas y mentiras flagrantes no es fácil orientarse y, en consecuencia, tampoco es demasiado difícil caer en el escepticismo extremo.

A decir verdad, yo tampoco sé cómo fue exactamente que mataron a John F. Kennedy. He leído un montón de cosas al respecto; hasta vi la película de Oliver Stone/Kevin Costner y sigo sin tener demasiadas certezas. Pero que ese magnicidio NO sucedió como se desprende del Informe Warren, de eso estoy prácticamente seguro. Y algo muy parecido me pasa con lo de las Torres Gemelas. No sé si fue otro de esos atentados de falsa bandera a los cuales los norteamericanos son históricamente bastante adeptos, pergeñado para justificar la guerra en Irak. Lo que sí sé con una convicción cercana a la certeza es que las cosas NO ocurrieron tal como lo relató la Comisión del 11-S.

La reina de Inglaterra
Según la teoría reptiliana de David Icke
Tengo pues, es cierto, mi buen montón de dudas en cuanto a la veracidad y exactitud de las versiones de varios hechos históricos. Especialmente cuando, como siempre, a las versiones de la Historia Oficial las escriben los que ganan. Pero eso no me empuja a tratar de explicar hechos como los mencionados afirmando, por ejemplo, que a Kennedy lo mataron los Anunnakis y que la reina Isabel es un reptil disfrazado de humano. Está bien que la Real Chabela británica se ponga unos sombreros medio horribles pero de ahí a confundirla con un lagarto me parece un poco mucho...

Aristóteles enseñaba hace 2.500 años que “la virtud es un justo medio entre dos extremos”. Entre la credulidad extrema y el escepticismo extremo debería haber un justo término medio dictado, aunque más no sea, por la razón elemental y el sentido común. El problema con ese "justo medio" aristotélico es que no parece demasiado atractivo; suena muy parecido a "mediocridad". Es muy fácil malinterpretarlo como una especie de división por 2 de cualquier planteo que contenga dos polos opuestos. Y eso no satisface. Especialmente no satisface a la juventud y a las personas que, más allá de sus años, tienen una mentalidad esencialmente emprendedora y una verdadera pasión por tratar de mejorar las cosas. El reaccionar a los conflictos y a las dudas con un sistemático "bueno, tranquilos, no es tan así, no hay que generalizar, no todo es tan malo..." al final no convence a nadie. 

A las personas en general – y especialmente a la gente simple – les gusta razonar en términos binarios. Les gusta poner a los "buenos" de un lado y a los "malos" del otro. Por eso es que, cuando los grandes genios de la intelectualidad posmoderna vienen con sus relatos a decirnos que el bien y el mal son "mandatos culturales" relativos, la gente simple se confunde y pierde por completo su anclaje ético y moral. Al fin y al cabo el relativismo actual no es más que un extremo frente al otro extremo del determinismo a ultranza.

Dejemos la discusión sobre el justo medio aristotélico a los filósofos. Para la enorme mayoría de la gente, el mensaje posible y útil en este aspecto es el de la necesidad de equilibrios. Por ejemplo, en materia de política tenemos que comprender que una de las funciones esenciales del Estado es la de constituir una instancia constructora de consensos que sinteticen satisfactoriamente las inevitables discrepancias que generan los intereses contrapuestos en una sociedad. Y la primera condición para construir consensos es: no exagerar. Ni maximizando ni minimizando.  Hasta la juventud más llena de energía y de sed de acción reconocerá que no hay que confundir un fueguito de campamento con un incendio forestal ni un balde de agua con un camión de bomberos. Porque, aunque parezca ridículo, si caemos en esa confusión lo que sucederá es que el día en que realmente tengamos un bruto incendio forestal vamos a salir corriendo a buscar algo para apagarlo y ahí nos vamos a dar cuenta (demasiado tarde) de que en realidad el balde no era un camión de bomberos.

Las preguntas básicas

También es cierto que padecemos una avalancha de sobre-información. Los medios impresos, los radiofónicos, los televisivos y últimamente sobre todo los electrónicos, nos inundan de informaciones de todo tipo, clase y orientación de los que por lo menos la mitad no nos sirve de nada. Absolutamente de nada. Al margen ahora de la veracidad, confiabilidad o integridad de los datos, el solo volumen de los mismos hace imposible un análisis crítico exhaustivo de lo que se nos informa todos los días. Y a eso todavía cabe sumar la diversidad caótica de los datos presentados.

Ante esto, una de las cosas que podemos hacer es aplicar el método de las 5 preguntas propuestas por Darrell Huff para desenmascarar las mentiras estadísticas: [4]
1.    ¿Quién lo dice?
2.    ¿Cómo lo sabe?
3.    ¿No falta algo?
4.    ¿No está sesgada la información?
5.    ¿Tiene sentido?
A éstas, a mí me gusta agregarle otras dos:
6.    ¿A quién beneficia?
7.    ¿De qué me sirve saberlo?
En el 70% de los casos la información difundida por los medios masivos no pasa la prueba. Los datos, incluso los que sirven de base a los artículos de opinión, provienen de agencias de noticias que responden a los intereses de sus dueños, o de sus accionistas, y su origen no está nada claro. De modo que ya de entrada tenemos que el "quién lo dice" es una empresa que representa intereses y tiene intereses como cualquier empresa; y el "cómo lo sabe" en muchos casos es un misterio.

Si "falta algo", o no, es a veces algo difícil de determinar. Pero en muchas ocasiones uno lo descubre encontrando huecos muy sospechosos en el relato. Y esos huecos son interesantes porque en ellos puede muy bien estar justamente lo que los manipuladores de la información quieren que se deje de lado. Parodiando a Voltaire que decía "muéstrame a quien no puedes criticar y te diré quién te oprime" uno podría llegar a decir: "muéstrame qué es lo que falta y te diré cual podría ser la realidad que alguien no quiere que veas". No es cuestión de exagerar con esto porque la falta de un dato en medio del cúmulo de datos de una situación compleja no necesariamente es indicio de manipulación; pero cuando el hueco es muy grande hasta los crédulos desconfían.

Por ejemplo, volviendo a lo de las Torres Gemelas y el informe de la Comisión del 11-S. ¿Por qué cuatro aviones? [5] Si era una operación de falsa bandera y lo que querían era tener un pretexto para invadir Irak con los dos de las torres gemelas ¿no hubiera alcanzado? ¿O es que fue realmente una serie de atentados terroristas y el Estado norteamericano se limitó a "permitirlos" a fin de tener ese pretexto? ¿O no sólo los "permitió" sino que incluso los "ayudó" en alguna medida, con lo que volvemos a la teoría del operativo de falsa bandera? Pues bien; son preguntas que, con los datos disponibles, no tienen una respuesta satisfactoria. Por lo tanto aquí falta algo. No es por nada, pero yo hasta diría que falta mucho.

Y esto que es válido para hechos reales resulta doblemente útil para desechar teorías descabelladas. Si los muchachos del Apolo 11 nunca estuvieron en la luna ¿por qué en la Unión Soviética nadie saltó a denunciar la farsa? En medio de la Guerra Fría y en plena carrera espacial, los norteamericanos se mandan un fraude de proporciones piramidales ¿y los rusos fueron tan estúpidos como para no darse cuenta de nada? [6] Por supuesto que la realidad es bien diferente. El astronauta ruso Georgy Grechko, incluso con ironía, es lacónico al respecto: "Cuando recibíamos señales de la Luna, las recibíamos de la Luna, no de Hollywood". ¿Nadie entre los partidarios del fraude espacial norteamericano se dio cuenta todavía de que los rusos monitoreaban todo el programa Apollo con un interés y un nivel de detalle quizás hasta mayor que el monitoreo de los propios yanquis?

Lo mismo sucede con teorías como las de la tierra plana, los reptilianos, el planeta Nibiru, los chemtrails y varios más: esos relatos están llenos – repletos, diría yo – de huecos de información que no tienen respuesta. Si un avión volando a 800 o 1000 metros de altura sobre Buenos Aires tirara uno de esos famosos chemtrails de tenebrosas sustancias químicas sobre la ciudad, el viento de allí arriba haría caer esas misteriosas sustancias, enormemente dispersadas, en medio del Océano Atlántico. O bien sobre algún campo de la provincia de Santa Fe si es que sopla una pequeña sudestada. Los aviones fumigadores de verdad vuelan a un máximo de 5 metros de altura. [7] Además, a los fanáticos de los chemtrails no les haría nada mal investigar un poco por qué existen los llamados "winglets" y "sharklets" en la punta de las alas de muchos aviones. Entre otras cosas.
 
En  cuanto a la planitud de nuestro planeta, recuerdo que varias veces, en el cielo nocturno de la Patagonia, con unos cuantos amigos pudimos ver satélites que surcaban el cielo gracias a que reflejaban la luz del sol. Todavía no he encontrado un partidario de la tierra plana que me explique cómo es posible que puedo ver un satélite, de tan solo un par de metros de superficie, que se encuentra en una órbita terrestre de, digamos, unos 10.000 km (hasta 35.790 km para órbitas geoestacionarias), y desde Buenos Aires (o pongamos por caso desde Punta del Este) no puedo ver las luces de Ciudad del Cabo en África que está a tan solo 6.879 km de distancia cruzando el Atlántico sin nada en el medio. Si la tierra fuese plana debería poder verlas. Cuando en Buenos Aires son las 9 de la noche, en Ciudad del Cabo son las 2 de la madrugada del día siguiente.

La Estación Espacial Internacional
Pero dejemos eso porque ni hace falta ir tan lejos. He podido ver perfectamente un satélite de órbita baja como la Estación Espacial Internacional [8] – que es un pedazo de metal que ni siquiera tiene luz propia y solo refleja la luz del sol desde una altura de unos 400 km  – y desde el edificio más alto de Buenos Aires no puedo ver ni siquiera las luces de Rosario que está en línea recta a 281 km de distancia. Todo el delirio de la tierra plana es un colador de huecos de información que no tienen respuesta.

Y así podemos seguir con las demás preguntas hasta que llegamos a la última que, en cierto sentido es mi favorita: ¿de qué me sirve saberlo?

Hay muchas cosas que uno busca, investiga y aprende por simple curiosidad, o por interés en lo que podríamos llamar la "cultura general". Y por supuesto que no está nada mal; todo lo contrario. Si algo despierta mi interés, obviamente me gusta entrar en detalles y conocer más. Lo que no soporto es que, algo que NO despierta mi interés para nada – incluso algo de lo cual sé positivamente que es una fábula – me sea repetido hasta el recontra cansancio y que incluso me sea exigido como una cosa de conocimiento necesario y de adhesión obligatoria.

Por ejemplo, hace unas semanas pasadas se conmemoró la explosión del 18 de julio de 1994 en la Mutual Judía AMIA. Dicho sea de paso: siempre me pregunté por qué la otra explosión del 17 de marzo de 1992 en la embajada de Israel en Buenos Aires tiene muchísima menos prensa; pero dejemos eso por ahora. Desde hace 25 o 27 años que la gran discusión gira alrededor de la típica pregunta de novela policial: "¿quién lo hizo?" Que los sirios, que los libios, que los propios judíos, que la conexión local y desde hace ya una pila de años, que Irán.... ¿Quieren que les confiese una cosa? Me importa un reverendísimo rábano el "whodunnit" como dicen los norteamericanos cuando tipifican obras como las de Agatha Christie o Ellery Queen. [9]

A lo largo de todo el amplio largo y ancho del planeta, de todas las embajadas de los 194 países del mundo, de pronto en Buenos Aires vuela por el aire la embajada israelí. Y dos años más tarde, otra vez en Buenos Aires, explota la Asociación Mutual Israelita Argentina. Yo las preguntas que me hago son ¿por qué justo en la Argentina? ¿Por qué justo en Buenos Aires? ¿Por qué las dos veces a la comunidad judía? ¿Por qué tantas enormes dificultades en la investigación? ¿Por qué el verdadero desastre armado por el juez Galeano? ¿Por qué tuvo que morir el fiscal Nisman? ¿Por qué el periodista Damián Pachter huyó corriendo apenas unas horas después de la muerte de Nisman para refugiarse en Israel y no ha vuelto desde entonces? [10] ¿Por qué nunca se cerró ninguno de los casos en la justicia?  Realmente: de qué me sirve saber si lo hicieron los iraníes, la propia MOSSAD, la CIA, la FSB rusa, el MI6 británico, los sirios, los libios, los de Hamas, los del Hezbolá, los palestinos en general, los hombrecitos verdes de Aldebarrán o los Anunnakis de Nibiru? No me interesa el quién lo hizo; lo que me interesaría saber es por qué se hizo.

Está bien que sabiendo a ciencia cierta el "quién" en teoría resultaría más fácil averiguar el "por qué". Pero ése es un problema de los investigadores; no un problema mío. Yo no estoy investigando el caso, sólo me gustaría entenderlo. No me vengan con suposiciones acerca del "quién-lo-hizo" que encima no están comprobadas y no han sido verificadas ni demostradas ante una corte imparcial. Todas esas conjeturas no me sirven para nada; es más: incluso me resultan bastante sospechosas. Hasta Raúl Kollman en Página 12 reconoce que:
"Ahora se difunden informes de inteligencia, cuyo origen ni siquiera está claro, para tratar de darle un cierre a la cuestión del atentado con conclusiones justito a la medida de la política belicista de Washington y que, al menos hasta ahora, no se condicen con buena parte del expediente judicial." [11]
Cuando los medios empiezan a bombardearnos con información que no nos sirve para nada, lo que puede estar pasando es una de dos: o bien no tienen nada para informar y deben llenar los huecos del informativo con lo superficial, con lo obvio y con la repetición de lo ya publicado; o bien la información-basura está para tapar algo que no quieren, no pueden, o no deben, informar.

La lucha inevitable

Frente a toda esta manipulación de la realidad y la propuesta de interpretaciones delirantes para tratar de explicar una realidad manipulada, lo que en realidad tendríamos que hacer todos es detenernos y, además de las preguntas ya apuntadas, hacernos una pregunta final y decisiva: ¿hacia dónde nos lleva todo esto?

No es muy difícil verlo. Vamos avanzando cada vez con mayor velocidad por el plano inclinado de la degradación y la decadencia. Con la relativización de los valores y su conversión a meras opiniones discutibles; con el rechazo caprichoso de elementos sociales o políticos seguros y avalados por siglos de experiencia positiva con el displicente argumento de los "mandatos culturales" (como si un "mandato cultural" fuese algo malo de por sí y en sí); con la prioridad del placer como fuente prácticamente única de la "felicidad" y con la hegemonía de los derechos por sobre los deberes que los tendrían que justificar; con todo eso y varias otras cosas más que omito por brevedad, el futuro de nuestra cultura no autoriza a ser optimistas. En absoluto.

Ante esta realidad es totalmente inconducente recurrir a teorías disparatadas que no son sino engaños para apartar la atención de lo sustancial. Frente a esta cuestión caben, básicamente, solo dos actitudes. La fatalista expresada en aquél viejo proverbio oriental que decía "siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo"; o bien la de aquellos que, aun en la derrota, siguen luchando porque, como pedía el poeta, no se dan por vencidos ni aún vencidos. [12] Uno siempre se puede sentar a la puerta de su casa y a veces hasta hay que admitir que puede llegar ser sabio hacerlo en ciertas circunstancias extremas. Pero, si la decisión es ésa, también hay algo que no me voy a cansar nunca de repetir y es que el mal que no se combate, se propaga. Y si uno no quiere que se propague, no hay más remedio que ponerse de pie, tomar la espada, levantar el escudo y aceptar el desafío del Buen Combate.

Pero cuidado, tampoco es recomendable lanzarse a la lucha armado tan solo de una espada, un escudo y de una enorme mochila llena de buenas intenciones. Aparte de aquello de que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones, hay que tener perfectamente en claro cuál es el objetivo final por el cual se lucha. Porque, si eso no se sabe bien de antemano, aún el obtener una victoria aplastante sería perfectamente inútil.

Por lo tanto, no es cuestión de ser fanáticos discípulos de Immanuel Kant – y no lo soy para nada – pero hay cuatro preguntas planteadas por el filósofo alemán que bien vale la pena hacerse para al menos entender la realidad antes de decidir un curso de acción:

1. ¿Qué debo hacer?
2. ¿Qué puedo saber?
3. ¿Qué me cabe esperar?
4. ¿Qué es el Hombre?

Y para contestar esas cuatro preguntas acerca de la realidad, hay que saber dónde buscar las respuestas. A los efectos de nuestras necesidades, a la primera pregunta responden la moral y la ética; a la segunda responden la ciencia y la lógica; a la tercera la prospectiva y el análisis de datos; y a la cuarta la religión, la metafísica y el conjunto de las Ciencias del Hombre.

En última instancia la cuestión es aprender, entender la realidad lo mejor posible, fijar objetivos, decidir estrategias, adoptar tácticas y luego salir a luchar con inquebrantable voluntad de vencer. El resto hay que dejarlo en las manos de Dios.

Porque como sentenció Santa Juana de Arco: "los hombres combaten, pero sólo Dios da la victoria.” Y, si alguno de ustedes no cree en Dios, pues puede dejar tranquilamente la eventual victoria en manos del Destino o de la Fatalidad.

El resultado final no va a cambiar por eso.

Al fin y al cabo Dios puede, si quiere, decidir incluso sobre destinos y fatalidades.

Santa Juana de Arco
"Los hombres combaten, pero sólo Dios da la victoria"


------------------------------------
NOTAS

1)- El llamado "código Hays", adoptado en 1930 e impuesta en Julio 1934 limitaba la exhibición de películas que mostraran "insinuaciones sexuales, mestizaje, consumo de drogas ilegales, infidelidad, aborto, violencia intensa u homosexualidad". El código rigió en Hollywood – con unas cuantas excepciones – hasta 1967.

2)- “If everybody is thinking alike, then somebody isn't thinking.”  Existe también una frase muy similar atribuida a Benjamin Franklin  según el cual "Si todos piensan igual NADIE está pensando" (If everyone's thinking alike then NO ONE is thinking.)

3)- Frank Olson fue un bacteriólogo empleado por la CIA al que le hicieron ingerir LSD sin su consentimiento. Poco después murió tras saltar por la ventana del piso 10 de un hotel de Nueva York. Por su parte, Harold Bauer fue un tenista norteamericano que murió a consecuencia de inyecciones de Methylenedioxyamfetamina como parte del proyecto MKUltra.

4)- Huff, Darrell, Cómo Mentir con Estadísticas, https://drive.google.com/file/d/0B6QXUcoelzmpUGxYcmVqVXlhdVU/edit

5)- Dos en las torres, uno en el Pentágono (si es que el del Pentágono fue un avión en absoluto) y el cuarto avión – el vuelo 93 de United Airlines – que se estrelló cerca de Shanksville, en Pensilvania.

6)- Cf. https://www.perfil.com/noticias/ciencia/los-rusos-no-creen-que-eeuu-haya-ido-a-la-luna-y-quieren-viajar-a-comprobarlo.phtml

7)- https://www.engormix.com/agricultura/articulos/aviacion-agricola-y-tecnologia-de-pulverizacion-t28235.htm

8)- De hecho, uno de los objetos más luminosos del cielo nocturno es la Estación Espacial Internacional a unos 400 km de altura. (Cf. https://astroaficion.com/2011/09/06/se-pueden-ver-satelites-en-el-cielo/)

9)- Ver https://es.wikipedia.org/wiki/Whodunit

10)- https://tn.com.ar/politica/patcher-el-periodista-que-se-fue-del-pais-despues-de-dar-la-primicia-de-la-muerte-de-nisman-no_933088

11)- Cf- https://www.pagina12.com.ar/207457-atentado-a-la-amia-la-historia-segun-los-servicios

12)-
No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte)


martes, 23 de julio de 2019

MUERTOS DEMOCRÁTICOS

Todo empezó cuando ella entró en mi oficina
aquella noche sin anunciarse.
  Me dijo que estaba en problemas.
De modo que le pregunté, de qué clase.
Me dijo que de la clase que tiene muertos.
Quiso saber si podía confiar en mí.
Hasta cierto punto, le contesté,
depende de a quién mataron.
Oliver Dean Spencer,
Dime que me amas.

Curioseando por una de esas redes sociales tan populares últimamente me topé de pronto con una lista curiosa que me dejó pensando un poco. Se trataba de una lista de muertos, no durante algún gobierno militar como es de rigor, sino en plena vigencia de lo que se supone que es nuestra democracia. Específicamente, bajo el gobierno kirchnerista. Más específicamente todavía: bajo el de Cristina Kirchner.

Como soy un curioso incurable me puse a "googlear" los casos y, creer o reventar: esta democracia podrá no tener "desaparecidos" pero muertos en circunstancias medio raras tiene unos cuantos.

Por de pronto, los que dicen que saben dicen que Néstor Kirchner iba a bajar la candidatura de Cristina pero se murió antes de poder hacerlo. Sobre esto yo tengo mis regias dudas. Pero me gustaría saber por qué lo velaron en un ataúd cerrado. Que yo sepa, no es lo que se acostumbra hacer en los funerales de un ex-presidente.

El periodista Juan Castro, que dijo que tenía fotos comprometedoras de Cristina, se murió. Lo mínimo que se puede decir de las circunstancias es que fueron bastante raras. El tipo se tiró desde el balcón de un primer piso. Según los medios de la época:
".... la Justicia comprobó que el conductor de "Kaos en la ciudad" había sido dejado solo por los expertos que debían cuidarlo en pleno tratamiento por su adicción a las drogas...
Las reconstrucciones de los medios de aquella época aseguran que antes de caer por el balcón de su departamento del barrio porteño de Palermo, Juan Castro había hablado por teléfono, que gritó un par de veces "¡Me quieren hacer daño!" .... El periodista murió el 5 de marzo de 2004, a los 33 años, después de estar internado durante tres días en estado grave." [1]

Alberto Nisman que iba a denunciar a Cristina por el Memorándum con Irán, se murió. Bueno.... ni hace falta que diga que hasta el día de hoy se discute si lo mataron o lo "suicidaron" a resultas de su entredicho con lo acordado con los iraníes por su paisano Héctor Timmerman con la venia y según las instrucciones de Ex-Ella como la llama Alejandro Borenstein. En este caso decir que la muerte de la víctima es medio rara equivale a hacerle cosmética los hechos.

Aldo Ducler que denunció diversas notas que vinculaban su empresa Mercado Abierto con los fondos de Santa Cruz, se murió.  Cayó en la calle víctima de un "paro cardíaco" tras sufrir numerosas amenazas. Después de muerto, las amenazas las siguió recibiendo el hijo. [2]

Mariana Filgueira Risso, la estudiante que increpó a Cristina en Harvard, se murió.
"... tras ser atropellada por un colectivo de la línea 118 cuyo conductor escapó, cerca de Plaza Italia, en el barrio de Palermo," [3]

Jorge Ariel Vázquez, opositor de Milagro Sala, se murió.
"La víctima, quien murió el miércoles último (19/08/2015) en el hospital Pablo Soria, fue baleada por la espalda el sábado 8 de agosto, un día antes de las Paso, cuando ingresaba en su casa del barrio Juan Pablo II de la ciudad de San Pedro en Jujuy, 60 kilómetros al sur de San Salvador,..." [4]

Marcela Díaz, empleada de "Sueños Compartidos" que había denunciado a Hebe de Bonafini, se murió.
"La mañana del sábado 18 de julio (2015) una "bala perdida" acabó con la vida de Marcela Díaz en la puerta de su humilde casa en el Núcleo Habitacional Transitorio en el barrio de Villa Lugano. La mujer de 36 años había denunciado los negocios del puntero de la zona con Sueños Compartidos, el proyecto de viviendas e inclusión social más ambicioso del kirchnerismo, a la comisaría 48 y a los vendedores de droga". [5]

Leonardo Andrés Andrada, testigo clave de la tragedia de Once, se murió.
"Leonardo Ariel Andrada, de 53 años, declaró dos veces como testigo en la investigación de la tragedia ferroviaria de Once. Anteayer (08/02/2013), mientras esperaba el colectivo a la vuelta de su casa, en Ituzaingó, el conductor de trenes fue asesinado de cuatro balazos en la espalda. El asesino le disparó un tiro de gracia, se llevó el teléfono celular de la víctima, pero dejó los 1200 pesos que tenía en el bolsillo...." [6]

Y hay algunos más dando vueltas por ahí, como por ejemplo Andrés Beroiz el tesorero de camioneros. Pero, supongo que para muestra bastan ocho botones.

¿Raro, no?

--------------------------------------------------
NOTAS
1)- https://www.infobae.com/teleshow/infoshow/2017/09/24/asi-fueron-las-ultimas-y-desesperantes-horas-de-juan-castro-antes-de-su-tragico-final/
2)- https://www.lanacion.com.ar/politica/las-frases-mas-fuertes-del-hijo-de-ducler-papa-tenia-todos-los-papeles-nid2030392
3)- https://www.clarin.com/ciudades/murio-atropellada-pregunta-cristina-harvard_0_HJJWSwbiDme.html
4)- https://www.lavoz.com.ar/politica/familiares-desmienten-cristina-el-militante-asesinado-en-jujuy-era-radical
5)- https://www.perfil.com/noticias/politica/suenos-compartidos-lo-que-dejo-el-crimen-de-marcela-diaz-la-denunciante-del-puntero-de-hebe-20150723-0020.phtml
6)- https://www.lanacion.com.ar/seguridad/asesinan-de-cuatro-balazos-a-un-maquinista-testigo-en-la-causa-por-la-tragedia-de-once-nid1553569


sábado, 13 de julio de 2019

LA GUILLOTINA CUMPLE 227 AÑOS

El comunismo es el opio de los intelectuales
y no tiene remedio; a menos que una guillotina
pueda ser llamada un remedio para la caspa.
Clare Boothe Luce

El terror no es más que justicia
rápida, severa, inflexible.
Maximilien Robespierre

La decapitación de la reina María Antonieta
El conjunto de hechos anteriores y posteriores al 14 de Julio de 1789 en Francia constituyen un cúmulo de sucesos a los que se supone que debemos recordar con gran emoción y respeto; casi diría que hasta con alguna eventual lágrima en los ojos. La cuestión es que, cada vez que se menciona la Revolución Francesa, los grandes demócratas – incluyendo a la izquierda revolucionaria – ponen cara de circunstancias y hacen como que rinden homenaje a la Libertad, Igualdad y Fraternidad, una trilogía que se considera fundacional de toda democracia pero que hoy, como lema oficial del Estado, sobrevive tan sólo en dos países: Francia... y Haití.

Sin embargo, detrás de los grandes festejos y conmemoraciones se esconde una realidad brutal que contradice no solo la famosa trilogía sino hasta el románticamente heroico cuadro de la Madame Liberté guiando al pueblo con los pechos desnudos pintado por Eugène Delacroix casi medio siglo más tarde. No deja de llamar la atención que el día de esa famosa revolución se festeje justo aquél 14 de Julio cuya historia alevosamente tergiversada ya ha sido rectificada por docenas de historiadores sin que el mundo demoliberal se dignara tomar nota de las enormes distorsiones que se difunden y se enseñan en las escuelas desde hace 227 años.

Una de las leyendas de la mitología de la Revolución Francesa nos cuenta que el 14 de julio de 1789 el pueblo de París, no pudiendo soportar más la opresión monárquica, salió a las calles y comenzó una revolución tomando por asalto la Bastilla, una lóbrega prisión en dónde el régimen encerraba en condiciones inhumanas a los buenos ciudadanos revolucionarios, víctimas de una represión tan brutal como injusta.

La verdad es que las cosas ocurrieron de un modo muy diferente. Por de pronto, la Revolución Francesa no comenzó con el asalto a la Bastilla. En realidad, nunca hubo tal asalto. La Bastilla se rindió y fue entregada por su comandante, Bernard de Launay, luego de algunos desórdenes y tiroteos previos en los que se sepa, no murió nadie. Pero, si bien es cierto que hubo al menos algún grado de violencia en la rendición de la Bastilla, lo que sí ya es ficción pura es su supuesto carácter de mazmorra del pueblo en dónde el régimen encerraba a los revolucionarios republicanos. En realidad, hacia fines del siglo XVIII ni siquiera había una cantidad importante de prisioneros en la fortaleza. En 1782 la cantidad total de presos ascendía a diez; en mayo de 1788 a veintisiete, cifra que descendería abruptamente a nueve entre diciembre de 1788 y febrero de 1789. El 14 de julio de ese año los revolucionarios de Paris apenas si pudieron hallar y liberar a siete presos en total.

Para colmo, la Bastilla nunca fue una prisión para criminales comunes sino, más bien, una especie de cárcel de lujo para personajes de la nobleza que habían cometido la torpeza de incurrir en alguno de los "delitos de caballero" tales como no pagar sus deudas, matar a alguien en un duelo, acostarse con la esposa de algún poderoso, o ser políticamente demasiado irrespetuosos. La prueba de ello es la lista de los detenidos. Sería algo larga de tratar en detalle pero podríamos mencionar al mariscal de Bassompierre, al duque de Richelieu (resobrino del cardenal), al cardenal Rohan y unos cuantos más, incluyendo al "conde" Cagliostro, un charlatán italiano cuyo verdadero nombre fue José Balsamo y que se hacía pasar por nigromante, vidente y taumaturgo dotado de poderes  misteriosos y sobrehumanos. Como detalle irónico no deberíamos dejar afuera al mismísimo marqués de Sade a quien los revolucionarios no encontraron en la Bastilla por tan sólo una cuestión de diez días: el 4 de julio de 1789 el sádico marqués había sido encerrado en un manicomio. Fue una suerte. Con eso la vanguardia proletaria de la Revolución Francesa se salvó del dudoso honor de haber iniciado su gloriosa gesta liberando a uno de los psicópatas más célebres y degenerados de todos los tiempos.

Entonces ¿por qué iba el populacho de París a tomar la Bastilla y matar a de Launay luego de que se rindiera y a pesar de que le habían prometido que respetarían su vida y la de sus hombres? La respuesta es simple: los líderes de la revuelta apuntaban a hacerse de las armas y las 25 toneladas de pólvora que había en el lugar. Y lo consiguieron. Pero aún así, la Bastilla fue solo un episodio menor. Lo que siguió después fue mucho más grave y por cierto que, en innumerables casos, no tuvo absolutamente nada de heroico.

La verdad es que la Bastilla es un símbolo, pero no un símbolo de la revolución. Es el símbolo de la capacidad de ciertas personas para crear mitos que luego se difunden por medio de la irrestricta manipulación histórica y educacional a lo cual en nuestros días se suma la distorsión mediática con lo que se tergiversa el pasado de millones de personas que terminan creyendo que ese pasado falsificado forma parte de su tradición.

Es muy arriesgado dar cifras exactas, pero los datos disponibles indican que, entre los 5 años que van de 1789 a 1794 murieron miles de personas centenares de miles y hasta quizás cerca de un millón si consideramos a los muertos en los campos de batalla. Aún sin contabilizar a estos últimos, estamos hablando de un orden de magnitud de decenas de miles de muertos teniendo en cuenta tan solo a los que fueron masacrados por el "furor popular" de la muchedumbre, a los que murieron en circunstancias irregulares y a los que terminaron decapitados por ese siniestro aparato que sí es el verdadero símbolo de la Revolución Francesa: la guillotina.

El 25 de Marzo de 1792, la Asamblea Nacional francesa adoptó la decapitación como método de ejecución de las sentencias de muerte. Para realizar las ejecuciones, un médico llamado Joseph Ignace Guillotin recomendó el aparato que al final terminó adoptando su nombre aún cuando él no fue su inventor como cuenta la leyenda popular. Lo que hizo Guillotin fue recomendar un aparato conocido que ya tenía sus antecedentes en Escocia, Italia y otros países.

Joseph Ignace Guillotin nació en 1738 en la ciudad de Saintes, en la región de la Nueva Aquitania francesa. Al principio fue un jesuita docente pero luego abandonó la Orden y se dedicó al estudio de la medicina. Recibió su diploma de médico en 1770 y 18 años más tarde ocupó una cátedra en la universidad de París. En 1789 se convirtió en diputado por París en la Asamblea Constituyente. En el momento de la redacción del nuevo Código Penal fue partidario de la igualitarización del castigo, es decir: que al momento de la sentencia no se tuviese en cuenta la posición social del reo. El 1º de Diciembre de 1789 propuso que se reemplazara el cruel método de la horca por la decapitación "indolora" que, según su opinión, le evitaría al reo el sufrimiento en sus últimos minutos. Según él, su propuesta estaba inspirada en sentimientos humanitarios.

La construcción del aparato le fue encargada a un carpintero constructor de pianos y después de ponerlo a prueba con animales y con cadáveres del Hospital de Bicetre lo instalaron en la Plaza de Grève el 25 de Abril de 1792. El dudoso honor de inaugurarlo lo tuvo un tal Nicolas Jacques Pelletier, un simple delincuente común. Después de eso, instalada en lo que es hoy la Plaza de la Concorde, la guillotina subió y bajó muchas, muchas, veces.

Durante el Terror –  1793-1794 –  el total de condenas de muerte y de ejecutados con la guillotina en toda Francia fue de 16.594 personas entre las cuales se encuentran tanto el rey Luis XVI y la reina María Antonieta como el mismo Robespierre, el promotor principal de ese terror. Pero eso es solamente el saldo del Terror "legal" porque la violencia directa ejercida por la muchedumbre, las ejecuciones sumarias y las muertes en las cárceles representan algo así como 35.000 a 40.000 víctimas que se suman al número de decapitados "legalmente" por la guillotina.

Que el buen Joseph Guillotin terminó muriendo decapitado por el mismo aparato que ayudó a imponer por "cuestiones humanitarias" es otro de los mitos de la Revolución Francesa. Estuvo cerca, eso es cierto. Sólo la caída de Robespierre lo salvó de perder la cabeza en el patíbulo. Pero la verdad es que falleció en 1814 a los 75 años, en París y ¿quién sabe? Quizás hasta se arrepintió de haber hecho la recomendación que hizo.

Porque lo realmente curioso de la Revolución Francesa que en muchas partes se festeja con gran pompa y ceremonial, es que fue una revolución fracasada como proyecto político. Pensada en círculos masónicos y otras asociaciones por toda una pléyade de "librepensadores" como un proyecto destinado a eliminar la monarquía, esa revolución – después de un baño de sangre de 11 años – desembocó en la aventura imperial de Napoleón. En otras palabras: los revolucionarios franceses guillotinaron a un rey y apenas 11 años después terminaron siendo gobernados por un sujeto que resultó ser un emperador.

Napoleón Bonaparte
Emperador de los franceses
No obstante, es cierto que los inspiradores intelectuales de la Revolución Francesa tuvieron éxito como impulsores de la revolución cultural cuyos efectos terminarían barriendo la casi totalidad de los regímenes monárquicos de Occidente. Una prueba más de que la revolución cultural siempre precede a la revolución política.

Porque no es cuestión de olvidarlo: la Revolución Francesa como tal fracasó, pero sus ideales y principios ya habían triunfado con la Revolución Norteamericana que la precedió en 1776 y, después de ser aceptados por prácticamente todo Occidente, no pocos de sus principios – y sobre todo de sus métodos – resucitaron 128 años después con la Revolución Bolchevique de 1917. Tanto Marx como Lenin fueron grandes estudiosos de los hechos de 1789/99 en Francia. Pero, así y todo, la aventura soviética terminó fracasando igual que la francesa, solo que duró algunos años más y se llevó una masa de cadáveres mucho mayor que hoy los rusos mencionan como "nuestros 20 millones". Veinte millones en los que falta contabilizar los ucranianos muertos de hambre durante el Holodomor y todos los que murieron por las represiones salvajes en los países ocupados por los soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial. Para no hablar de los muertos por las versiones china, camboyana, cubana y algunas otras que fueron producto de la misma ideología.

Y otra cosa más: en la cuestión del costo en vidas humanas tampoco deberíamos dejar afuera a los norteamericanos que se adelantaron en 13 años a los franceses. Porque los yanquis, entre una guerra y otra, incluyendo una Guerra Civil propia, también tienen en su haber unos cuantos millones de cadáveres.

Es que pocas personas se han dado cuenta de que eso de la Libertad, Igualdad, Fraternidad es una consigna revolucionaria que terminó siendo descuartizada y secuestrada. Los demoliberales monopolizaron la adoración a la libertad y los marxistas la idolatría a la igualdad.

Lástima grande que, en el proceso, la fraternidad terminó siendo abandonada en medio de un enorme charco de sangre. 

Considerándolo todo, siempre me he preguntado una cosa: realmente, ¿qué es lo que hay para festejar el 14 de Julio?