viernes, 4 de noviembre de 2016

HILLARY O TRUMP

Las elecciones están impulsadas
por las mismas compañías que
venden dentífricos por televisión.
Noam Chomsky

Para predecir el resultado de las elecciones presidenciales norteamericanas hace años que tengo una "cábala" que, hasta ahora, nunca me ha fallado. Es simple: consiste en averiguar quién puso más dinero en la campaña. El que más dólares invirtió, ése gana. Repito: nunca me falló. Una sola vez creí que no se daría: fue en noviembre del 2000 con la elección de George W. Bush. Pareció que iría a perder pero, a último momento, su hermanito en Florida le tiró un salvavidas y lo sacó a flote.  Quizás la historia se repita pero esta vez con Hilary. O con Trump. Florida, en todo caso, sigue siendo el Estado crítico.


Para las elecciones del próximo martes 8 de Noviembre el panorama de los gastos de campaña era el siguiente al 28 de octubre 2016. [1]

Donald Trump

. Comité de Campaña Grupos Externos Suma
Total recaudado $247,541,449 $59,389,531 $306,930,980
Total gastado $231,546,996 $54,023,785 $285,570,781
Efectivo en mano $15,994,454 $5,365,745 $21,360,199
Deuda $2,086,572

Dinero gastado por organizaciones externas en campañas referidas a Trump:
Total a favor de Trump:        $   96,827,167
Total en contra de Trump:    $242,564,004
Total general:                        $339,725,797


Hillary Clinton

Comité de Campaña Grupos Externos Suma
Total recaudado $497,808,791 $189,453,103 $687,261,894
Total gastado $435,367,811 $173,745,425 $609,113,236
Efectivo en mano $62,440,979 $15,707,678 $78,148,657
Deuda $111,238

Dinero gastado por organizaciones externas en campañas referidas a Hillary:
Total a favor de Hillary:        $   55,550,797
Total en contra de Hillary:    $   76,032,303
Total general:                         $ 131,865,735


Basta un análisis muy superficial para ver cómo Hillary ha gastado 609,113,236 dólares en su campaña mientras que Trump gastó solamente 285,570,781.

Además, los partidarios de Hillary gastaron 242,564,004 dólares en campañas contra Trump mientras que los partidarios de éste solo gastaron  76,032,303 dólares en campañas contra Hillary.

Con todo, caben algunas aclaraciones. Estos números son los "oficiales", consignados por la Federal Election Commission (Comisión Electoral Federal). Es el dinero "en blanco" declarado y registrado. Por supuesto que además de estos dineros hay toda una cantidad de dinero "en negro" que se vuelca a operativos de prensa, campañas de acción psicológica y otras iniciativas relacionadas con el proceso electoral pero de manera indirecta. De cualquier modo, las sumas efectivamente volcadas a la campaña son significativamente mayores que las aquí consignadas y nada nos garantiza que el total general real mantenga la misma proporción que el aquí expuesto. En otras palabras: si Trump volcó mucho "dinero negro" en su campaña y Hillary tan sólo un poco, la diferencia real entre ambos obviamente disminuye y – al menos en teoría – hasta podría revertirse.

Lo otro que también debería ser tenido en cuenta es el efecto Internet que, obviamente, no está reflejado en forma adecuada en estos números. Internet es un factor no-tradicional en la política mediante el cual con relativamente muy poca inversión se puede lograr una enorme difusión e influencia. De modo y manera que Internet conspira contra la efectividad de mi "cábala" ya que, lo confieso, ignoro totalmente cuanta presión pusieron los candidatos en las redes del mundo virtual.

La cuestión es que, si se mantiene la "lógica" tradicional de las elecciones norteamericanas anteriores, la candidata ganadora es, sin duda alguna, Hillary Clinton. Por otra parte, si vence Donald Trump, ello será prueba de que toda la "lógica" electoral de la plutocracia norteamericana ha cambiado y que en el futuro tendremos que ajustar nuestro criterio de interpretación a las nuevas realidades.

Hasta ahora, esa "lógica" era: gana el candidato que más plata mete (y, si tiene algún problemita, lo hacemos ganar igual). Hoy, sin embargo, la sola existencia de un candidato como Trump puede leerse de dos maneras: o bien A)- está puesto para representar al patoterismo norteamericano y asustar a la mayoría electoral empujándola a votar por Hillary como única alternativa; o bien B)- Se lo ha dejado crecer para no perder el control sobre la maquinaria electoral y, si gana, se especula con marcarle bien la cancha más tarde  – cuando ya ocupe la Casa Blanca – vía el Legislativo, el Judicial, los compromisos internacionales del Departamento de Estado y los lobbies del aparato militar-industrial.

Cuál de las interpretaciones es la correcta, eso es algo que solamente podremos saber después del próximo 8 de Noviembre.

Así y todo acepto el reto que me lanzaron unos amigos y daré mi pronóstico. Me puedo equivocar. Por supuesto que sí. Y encima tendría la mala pata de equivocarme justo la primera vez que hago público un pronóstico sobre este tema. Pero una apuesta es una apuesta y aquí está la mía: apuesto a que las próximas elecciones presidenciales norteamericanas las gana Hillary Clinton.

Después del 8 de noviembre la seguimos.

Para esa fecha al menos ya sabremos quién tiene que pagar el asado. 


--------------------------------------------
NOTAS
[1] -   )- Cf. Federal Election Commission
http://www.fec.gov/
y también:
https://www.opensecrets.org/pres16/candidate?id=N00023864
https://www.opensecrets.org/pres16/candidate?id=N00000019






11 comentarios:

  1. Dios quiera que te equivoques. Si invitas. me prendo al asado que vas a pagar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría invitarte, Nicanor, pero si pierdo ya tengo tantos invitados que apostaron en mi contra que voy a tener que pedir plata prestada... :-)

      Eliminar
  2. También espero que usted se equivoque, Denes. Hasta le perdono la "deuda", porque si gana Hillary la cosa se va a poner muy fea: será el triunfo definitivo del Nuevo Orden Mundial. Si gana Trump está la posibilidad (porque eso es, solo una posibilidad, de ninguna manera una certeza) de que empiece la reacción mundial que por ahora existe en poquísimos países.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, dejemos una cosa completamente en claro: ni en medio de mis peores pesadillas se me ha ocurrido DESEAR que gane Hillary. Es solamente lo que dice mi "cábala". Por otro lado, no creo que la implantación del Nuevo Orden Mundial dependa ni de Hillary ni de Trump. Puede ser que el estilo (y quizás la velocidad) de implementación dependan de ellos, pero el plan estratégico en sí mismo se elabora y se decide en otra parte. Tanto Hillary como Trump no son más que payasos contratados por el mismo circo. Un abrazo.

      Eliminar
    2. No te puedo contradecir Denes, pero sí, considero que es peligroso pensar que la élite tiene todo controlado, gana siempre, y siempre lo hará. Porque, si así fuera, no estaríamos aquí hablando de la élite. Creo que tienen límites y fallas como cualquiera, pero saben adaptarse a situaciones inesperadas. Puede que Trump sea simplemente, alguien que se les fue de las manos, o que se filtró por esas cosas de la providencia. Como siempre, mi admiración hacia tu trabajo.

      Eliminar
  3. No sé, tengo mis dudas. Por algo hay una enorme campaña en varios frentes en contra de Trump. Puede ser simplemente un espectáculo "para la gilada"? Sí. Un espectáculo enorme, probablemente carísimo, que no sé si se justificaría si no hubiese diferencia entre un candidato u otro. De cualquier manera es inaudito, jamás se vio un ataque tan grande en contra de un candidato presidencial nominado por uno de los dos grandes que dominan la política estadounidense, eso es lo que más llama la atención. A mí me parece que el NOM está perdiendo el control del juego que ellos creían controlar a la perfección (manipulación de la opinión pública), el Brexit fue una señal alentadora (una enorme campaña porque Reino Unido siguiera en la UE, que fracasó). Veremos que pasará ahora, pero las cosas se pondrán muy interesantes si ganan Trump. De cualquier manera, una cosa ya quedó muy en clara, y eso no deja de ser una victoria: para los poderes globales constituidos, la democracia y la soberanía popular son maravillosas si votan como ellos quieren, si no no tienen el menor pudor en criticarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con tu comentario. Además me viene a la memoria, el discurso de Brenzinsky (lo escribo como puedo) donde afirma su preocupación porque considera que la gente se está avivando de como funciona en realidad el mundo. No dice en base a qué análisis llegó a esa conclusión. Pero parece que es sensato pensar que esta sea una muestra de cierto despertar. No sé....

      Eliminar
  4. Un artículo altamente recomendable sobre las elecciones de mañana:
    http://katehon.com/es/article/hillary-y-el-fbi-las-revueltas-del-estado-profundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparentemente a James Comey alguien le hizo una oferta que no pudo rechazar. Titular de CNN: "FBI concluye que Hillary Clinton no debe enfrentar cargos criminales por sus correos electrónicos". Hasta Don Corleone se manejaba con más habilidad...

      http://cnnespanol.cnn.com/2016/11/06/fbi-concluye-que-hillary-clinton-no-debe-enfrentar-cargos-criminales-por-sus-correos-electronicos/

      Eliminar
    2. Sí, lo había visto también. Pero no cambia el punto central del artículo de Korybko: en el FBI hay mucha gente harta de la corrupción y defensa incondicional de los altos círculos del poder.

      Eliminar
  5. Bueno gano el previsible ahora, ahora viene la hora de la decepción como con Obama: voy a sacar los soldados de medio oriente (y los multiplico), voy a cerrar Guantánamo (todavía sigue abierta), etc etc.
    Ahora, el amigo Trump va a firmar el TTP y algunas perlitas más. ¿Qué le va decir Macri cuando lo vea después de apoyar a Clinton?
    Y el tema de la despenalización de la Marihuana en California, Maine, Nevada y Massachusetts demuestra que el plan de legalización de la droga es imparable. ¿Aparecerá Philips Morris como antaño con su presentación box de 10?.
    Saludos estimado Denes.

    ResponderEliminar