viernes, 15 de abril de 2016

PANAMA PAPERS

Nadie se sorprende cuando les digo
que el paraíso fiscal más grande del mundo es una isla.
Sin embargo, todos se llevan una gran sorpresa
cuando les digo que el nombre de esa isla es Manhattan.
Más aun: el segundo paraíso fiscal más importante del mundo
también está sobre una isla.
Es una ciudad llamada Londres en el Reino Unido.
Marshall Langer
(Tax Notes International, 2001)


El karma de Panamá

El escándalo parece estar en el karma de Panamá.

Viene persiguiendo a este país cuando todavía formaba parte de Colombia y, en Francia, Ferdinand de Lesseps – el mismo que construyera el Canal de Suez – consiguió convencer a suficientes personas de la viabilidad de construir en Panamá un canal que uniera el Atlántico con el Pacífico y formó una empresa a tal efecto.

Una pésima administración, gastos excesivos, el problema de la malaria, errores de diseño y toda una serie de otros problemas llevaron la empresa a la ruina. Para disimular el fracaso se llegó hasta a sobornar a periodistas y políticos para que el flujo de dinero no se interrumpiera. Sin embargo, todo ello no fue suficiente. Hacia enero de 1889 se decidió disolver la empresa que sería liquidada al mes siguiente. Quedarían en la ruina más de 85.000 suscriptores y, si bien los trabajos se reiniciaron y se terminaron más tarde con otra empresa, durante muchos años la palabra "panamá" se utilizaría en Europa como sinónimo de fraude o estafa.

Hoy, 127 años más tarde, Panamá vuelve a estar en boca de todo el mundo y no de un modo éticamente positivo, por decir lo menos.

¿Qué son los "Panamá Papers"?

Todo empezó a principios de 2015 cuando a la redacción del Süddeutsche Zeitung de Munich llegó un e-mail diciendo: "Hola, soy John Doe. ¿Están interesados en datos?" La respuesta del diario fue bien explícita: "Estamos muy interesados". [1]

El resultado de este inicial intercambio de e-mails terminó siendo un enorme caudal de información. El anónimo informante le envió al diario alemán unos 2,6 terabytes (2.662.400 gigabytes) de datos representando algo así como 11.5 millones de documentos procedentes de la firma panameña Mossack-Fonseca dedicada al armado de empresas offshore y que revelaban los movimientos de dinero de una enorme cantidad de personas que, por diferentes motivos, habían buscado colocar su dinero en los llamados "paraísos fiscales".

La gente del Süddeutsche Zeitung se dio cuenta pronto que el volumen de datos le resultaba inmanejable con los recursos disponibles y, por lo tanto, recurrió al ICIJ (International Consortium of Investigative Journalists = Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) para solicitar la colaboración de otros periodistas en el análisis y evaluación del material recibido. Al final trabajaron sobre el material 376 periodistas de 109 medios de comunicación y el resultado de las evaluaciones se conoció a partir del 3 de abril pasado. [2]

El origen de la documentación

Si inquirimos por la fuente de la documentación lo primero que nos dirán los medios – el Süddeutsche Zeitung incluido – es que se trata de un anónimo que nunca reveló su identidad. Lo cual puede muy bien ser cierto en cuanto al "John Doe" que se puso en  contacto con el diario de Munich pero no necesariamente es así si nos preguntamos cómo salió la información de Mossack-Fonseca en primer lugar.

El hecho es que 2,6 terabytes de información no se extraen de los servers de una empresa y se pasan a otro almacenamiento fuera de esa empresa así como así. Básicamente hay dos métodos probables para la fuga de información: o bien un hacker penetra la red de la empresa desde el exterior y se roba el material, o bien un empleado de la propia empresa suministra el material a terceros. Aparte del hecho que en cualquiera de los dos casos al gerente de sistemas de Mossack-Fonseca habría que echarlo a patadas en el trasero, tan solo el volumen de la información y el tiempo que necesariamente debe haber llevado recopilarla ya apunta más a un hacker externo que a una infidelidad interna. [3] Y en cuanto a hackers externos es mucho más probable que se trate del trabajo de una organización – con amplitud de medios y recursos – y no tanto de un "llanero solitario" husmeando los servers de empresas que brindan servicios en paraísos fiscales. [4]

En total, los 2,6 terabytes de información comprenden 11,5 millones de documentos, la mayoría de los cuales son e-mails, secciones de bases de datos y documentos *.pdf

Composición del material:
http://panamapapers.sueddeutsche.de/articles/56febff0a1bb8d3c3495adf4/

Elementos del análisis

Una de las primeras cosas que llaman la atención es el diario elegido para poner en circulación los datos. Sucede que el Süddeutsche Zeitung es el primer diario que, apenas cinco meses después del fin de la Segunda Guerra Mundial, recibió una licencia de publicación de parte del gobierno militar norteamericano de ocupación en Baviera. Los titulares del periódico en ese momento fueron Edmund Goldschagg, Franz Joseph Schöningh, y August Schwingenstein. [5]

Edmund Goldschagg, de origen netamente socialdemócrata, estuvo después de la guerra sumamente entusiasmado con el "ejemplo democrático" ofrecido por los norteamericanos. En su primera columna publicada en el Süddeutsche Zeitung el 6 de Octubre de 1945 Goldschagg afirma que fue "una suerte" que "Baviera y su capital provincial Munich terminasen bajo la custodia de las fuerzas de ocupación de la mayor democracia del mundo". La primera página de esa edición inicial todavía puede verse por Internet. [6]

No es, pues, un secreto para nadie que el Süddeutsche Zeitung nació como un acuerdo entre los opositores a Hitler y los servicios de inteligencia norteamericanos durante los primeros meses de la postguerra. [7] Eso explica bastante bien por qué el anónimo informante con el seudónimo típicamente norteamericano de "John Doe" eligió justamente al Süddeutsche Zeitung como principal canal de difusión. Es que los lazos con los servicios de inteligencia no se cortan así como así: entre los medios de difusión y esos servicios existen intereses comunes tan fuertes que muchas veces uno no sabe a ciencia cierta si un periodista es tan solo eso, un periodista, o es un agente de la CIA, del Mossad, del MI6, o del que fuere, que a veces también escribe para algún medio de difusión tanto como para hacer un dinerillo extra o bien escribe para volcar al medio lo que el servicio de inteligencia desea transmitir. O hace ambas cosas a la vez dependiendo de las circunstancias y de lo que le pidan.

Ahora bien, el gran problema que muy rápidamente se planteó en este caso fue el enorme volumen de la información. El personal del diario alemán no era suficiente, ni por lejos, para analizarla. En consecuencia, como ya dijimos, se recurrió al ICIJ [8].  Lo que pasa es que esto nos remite (otra vez) a los EE,UU, porque, si bien el ICIJ tiene conexiones internacionales, su sede central se encuentra en Washington. [9] Y no solo nos remite a Washington sino que, por poco que uno rasque en la superficie, no tarda mucho en descubrir que uno de los principales patrocinadores del consorcio es nada menos que el Open Society Foundations de George Soros. [10]

De modo que el amigo "John Doe" recurrió al Süddeutsche Zeitung, éste recurrió al ICIJ y éste a su vez convocó a unos 376 periodistas de todo el mundo para analizar el material. De nuestro país concurrieron Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz (diario La Nación) y Mariel Fitz Patrick (Canal 13).

Hugo Alconada Mon de La Nación dice que el análisis del material se hizo en 11 meses. [11] Es algo prácticamente imposible. 11,5 millones de documentos a tan solo 5 minutos por documento son 57.500.000 minutos = 958.333 horas de trabajo, divididas entre 376 periodistas, dan 2.548 hs. de trabajo por c/u. Suponiendo que cada periodista le dedica un promedio de 4 hs por día, eso supone un trabajo de 1.7 años por periodista sin descansar un solo día.

La cosa se entrevera aun un poco más cuando del lado del Süddeutsche Zeitung,  Frederik Obermaier reconoce abiertamente que no se analizó todo el material. "No, definitivamente no", fue su respuesta ante la pregunta al efecto. [12] Y no es tan solo que no analizaron todo el material sino que directamente han declarado que ni siquiera tienen previsto publicarlo todo. Según Obermayer: "El Süddeutsche Zeitung no colgará todo tal cual en Internet. No todas las personas que figuran en los documentos tienen relación con algo ilegal. No sería compatible con las leyes alemanas publicar todo en la Red. El criterio decisivo es el del interés público." [13] O sea, el mismo Obermaier reconoce que pueden no haber cometido delito varios de los nombrados en los documentos. Lo del "interés público" como criterio se interpreta fácilmente sabiendo que son los mismos periodistas los que deciden si algo o alguien es – o no – "de interés público". Así es fácil: el periodista se convierte en fiscal, juez y jurado mientras sigue insistiendo en que la última palabra la tiene la Justicia y que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario siendo que él – el periodista – ya ha demostrado lo contrario ante millones de lectores o televidentes con testimonios y datos que pueden ser tanto verdaderos, como solo parcialmente verdaderos, o hasta totalmente falsos. ¡Brillante!

Así que ¿qué hicieron estos 376 muchachos? Aparte de dividirse el trabajo, se concentraron exclusivamente en 128 políticos y funcionarios de gran relevancia. [14] O sea, para que se entienda: tomamos 11.5 millones de documentos pero buscamos en ellos a solamente 128 personas que nos interesan y que hemos declarado "de interés público", sea por los motivos que fueren.

Resultados del análisis

Con este método, los periodistas encontraron a varias personas "interesantes" entre los papeles de Mossack-Fonseca. Figuran allí el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson y su esposa; el presidente de Ucrania Petro Poroshenko, el rey de Arabia Saudí, los hijos del presidente de Azerbaiyán y los del primer ministro paquistaní; 33 personas y compañías que están en la lista negra de Washington por sus vínculos con señores de la guerra mexicanos; organizaciones terroristas y hasta Estados como Corea del Norte; 29 multimillonarios de la lista Forbes, la estrella de películas de artes marciales Jackie Chan, o el director de cine español Pedro Almodóvar; estafadores, reyes del narcotráfico; hasta Lionel Messi y Michel Platini aparecen en el listado. [15]

Lo realmente interesante es que, cuando los periodistas no encontraron entre los documentos a la persona que querían crucificar, buscaron por todos lados hasta encontrar a un familiar o un amigo al que pudiesen echarle el fardo y relacionarlo de algún modo con la persona deseada. Ése fue – y muy notoriamente – el caso de Vladimir Putin.

En un artículo del 4 de Abril, cuando la noticia recién comenzaba a difundirse, el diario La Nación anunciaba en un importante titular: "Líderes de todo el mundo tiemblan por una filtración sobre paraísos fiscales". Abajo, en un subtítulo bastante destacado se podía leer: " Publican 11,6 millones de documentos internos de una firma especialista en empresas offshore; Putin, el más complicado." [16]

Por de pronto nadie publicó 11.6 millones de documentos y ni los van a publicar tampoco como hemos visto. Además  ¿Putin es el más complicado? ¿Por qué el más complicado? Es gracioso pero su nombre ni siquiera figura en los documentos analizados. Tuvieron que echar mano al músico Sergei Roldugin y a Yuri Kovalchuk del banco Rossiya, para, de algún modo, encontrar a alguien que pudiese ser relacionado con el presidente ruso. Suena mucho a "devolución de favores" por haber dado asilo a Edward Snowden. Y de nuevo: el origen de la filtración apunta a los norteamericanos y sus aliados para quienes Putin es un blanco preferido. Como que tampoco es casualidad que el diario La Nación se haya hecho eco del operativo de prensa siendo, como que es, prácticamente el vocero oficioso de la embajada norteamericana en la Argentina.

Y después, por supuesto, lo tenemos a nuestro Mauricio Macri. Este caso en especial es todavía un poco difícil de interpretar a esta altura de los acontecimientos. Por un lado, no queda demasiado claro por qué Alconada Mon y sus colegas se concentraron en Macri y aparentemente no encontraron nada relacionado con los Kirchner y sus amigos desde el momento en que Lázaro Baez fue mencionado como cliente de Mossack Fonseca, bastante antes del caso de los Panama Papers. Ken Silverstein, periodista de First Look Media escribía en Diciembre de 2014: "Los registros de la investigación y de la corte sostienen que Báez es el secreto dueño de más de 100 firmas fantasma que Mossack Fonseca le ayudó a establecer en Nevada. Todas ellas fueron administradas por Aldyne Ltd. una compañía fantasma que Mossack Fonseca registró en las islas Seychelles..." [17] Islas por donde Cristina Kirchner pasó en 2013 en ocasión de su gira por Asia con el pretexto de una "escala técnica" que nunca fue completamente aclarada.

Lo otro que uno podría pensar es que Mauricio Macri de algún modo y en algún momento, después de haber asumido como presidente, hizo algo que no debió haber hecho y esto fue un aviso y una demostración de fuerza sobre lo que le puede pasar si no se porta bien. Aunque el aviso también podría estar dirigido en realidad a papá Francisco Macri y sus conexiones con China, por ejemplo. Porque el hecho es que, en las propias palabras de Joaquín Morales Solá: "Todavía en la Argentina de hoy es imposible tener una cuenta corriente en dólares. ¿Qué recursos les queda entonces a las empresas para sus relaciones financieras con el exterior? Ésa es una parte relevante de la verdad. La otra parte es que deben convivir en esos paraísos con empresas creadas para ocultar el dinero que no se puede explicar." [18]
 
O sea que en el mundo de los paraísos fiscales y las empresas offshore estamos hablando de un ambiente en el que convive la Biblia junto al calefón. Y a veces resulta muy difícil separar a quienes están con la Biblia de quienes son dueños de calefones cuyos orígenes no pueden confesar.
Sobre todo resulta muy difícil porque las mismas personas pueden muy fácilmente estar en ambos bandos a la vez.

¿Cui bono?

Y por último la gran pregunta que uno necesariamente tiene que hacerse es ¿a quién beneficia todo esto?

El mundo de las cuentas offshore mueve mucho dinero. Muchísimo dinero en realidad. Desde el momento en que la enorme mayor parte de todo este dinero se mueve en dólares y los EE.UU. pierden completamente el control sobre estos dólares, no es ningún milagro que los norteamericanos traten de al menos reducir un mercado que no pueden dominar como quisieran.

Porque sucede que existen paraísos fiscales dentro de los propios EE.UU. Por ejemplo, Nevada – donde Lázaro Baez constituyó su centenar de empresas – es solamente uno de los tantos centros norteamericanos en que esto es posible. Según Andrew Penney de la banca Rothschild & Co. "Los EE.UU. constituyen, efectivamente, el mayor paraíso fiscal del mundo." [19]

Y esto es así porque "Contrariamente a lo que popularmente se cree, paraísos fiscales famosos como las Islas Caimán, Jersey o las Bahamas son por lejos menos permisivos para ofrecer compañías fantasma que estados como Nevada, Delaware, Montana, Dakota del Sur, Wyoming y Nueva York." [20]
 
Quizás aquí está la razón por la cual nuestro Alconada Mon y sus colegas omitieron mencionar a Lázaro Báez en la lista de los investigados. Aun cuando la gestión fue realizada por la misma firma Mossack Fonseca de la que se extrajeron los demás datos, la operatoria principal de Báez se llevó a cabo en los EE.UU. y no es cuestión de dejar mal parado a los EE.UU. en este operativo de prensa. El juez Sebastián Casanello debería tener eso en cuenta porque, si no lo tiene, cualquier día de éstos va a tener que soltar a Báez y comerse un regio papelón. Hasta Paul Singer trató en su momento de presionar por el lado de Báez al gobierno argentino y muy poco tiempo después todo el asunto se durmió por completo.

Lo que pocos saben es que los norteamericanos no han suscripto los nuevos estándares globales que están obligando a las compañías anónimas a revelar la identidad de sus verdaderos dueños. Consecuentemente, hoy por hoy, poner el dinero en Reno, administrado por Rothschild, es más seguro que dejarlo en Seychelles, la Isla de Man o alguna otra cueva de las hasta ahora conocidas.

Es como el viejo chiste aquél de "No robe. Al Estado no le gusta la competencia"

Pues tampoco ponga su dinero fuera de los EE.UU. A Rothschild y al resto de la plutocracia, la competencia les gusta menos todavía.

----------------------------------------------
NOTAS:
Todas las páginas web fueron consultadas en Abril 2016
1)- http://www.usatoday.com/story/news/world/2016/04/04/panama-papers-suddeutsche-zeitung-journalists/82614652/.
"John Doe" es un término muy norteamericano utilizado como equivalente a nuestro "N.N."
2)- http://www.lanacion.com.ar/1886577-panama-papers-como-se-hizo-una-investigacion-de-pelicula
3)- Es difícil imaginar a un empleado común con permisos de acceso a prácticamente TODA la información de la empresa. A menos, naturalmente, que el empleado infiel haya sido el propio gerente de sistemas o un alto ejecutivo de esa empresa.
4)- http://www.cityam.com/238119/who-leaked-the-panama-papers
5)- http://www.britannica.com/topic/Suddeutsche-Zeitung
6)- http://www.sueddeutscher-verlag.de/assets/sv_geschichte/451006_sz_erstausgabe.pdf
7)- Sigurd Hess (2009). "German Intelligence Organizations and the Media".  Journal of Intelligence History 9 (1-2
8)- International Consortium of Investigative Journalists  https://www.icij.org
9)- 910 17th Street NW Suite 700 Washington, DC 20006 USA +1.202.466.1300
10)- Principales sponsors: Adessium Foundation, Open Society Foundations, The Sigrid Rausing Trust, the Fritt Ord Foundation, the Pulitzer Center on Crisis Reporting, The Ford Foundation, The David and Lucile Packard Foundation, Pew Charitable Trusts and Waterloo Foundation. Cf. https://www.icij.org/about
11)- http://www.lanacion.com.ar/1886577-panama-papers-como-se-hizo-una-investigacion-de-pelicula
12)- http://www.lanacion.com.ar/1886151-frederik-obermaier-no-entregaremos-el-material-no-somos-el-brazo-de-la-fiscalia-somos-periodistas) 
13)- http://www.lanacion.com.ar/1886151-frederik-obermaier-no-entregaremos-el-material-no-somos-el-brazo-de-la-fiscalia-somos-periodistas
14)- http://www.lanacion.com.ar/1885774-panama-papers-documentos-secretos-revelan-operaciones-de-lideres-mundiales-en-paraisos-fiscales
15)- http://www.perfil.com/internacional/Las-principales-revelaciones-de-los-Panama-Papers-20160404-0007.html
16)_ http://www.lanacion.com.ar/1885854-lideres-de-todo-el-mundo-tiemblan-por-una-filtracion-sobre-paraisos-fiscales
17)- https://www.vice.com/read/evil-llc-0000524-v21n12 .  Quizás eso explique un poco la misteriosa escala que Cristina Kirchner hizo en las Seychelles en Enero de 2013 y que en su momento fuera expuesto por Jorge Lanata.
18)- http://www.lanacion.com.ar/1887926-esta-el-pais-ante-un-proceso-de-mani-pulite
19)- http://www.bloomberg.com/news/articles/2016-01-27/the-world-s-favorite-new-tax-haven-is-the-united-states
20)- https://www.washingtonpost.com/news/wonk/wp/2016/04/05/how-the-u-s-became-one-of-the-worlds-biggest-tax-havens/



3 comentarios:

  1. La verdad simplemente épico, siga así Don Martos.

    ResponderEliminar
  2. Bastante interesante.
    Me deja reflexionando.

    Gracias señor Martos.

    ResponderEliminar