viernes, 20 de junio de 2014

¿IDIOTAS O GENIOS?

La diferencia entre la idiotez y el genio
está en que el genio tiene sus límites.
Albert Einstein

Viendo los últimos acontecimientos en Iraq y repasando la política exterior de los Estados Unidos de Norteamérica de las últimas décadas uno, queriendo o sin querer, llega a la conclusión de que existen solamente dos posibilidades: o bien los políticos norteamericanos son completamente idiotas, o bien son tan geniales que nosotros, los infelices mortales poseedores de un intelecto más bien normal, somos incapaces de seguirlos y comprenderlos.

Hagamos un ejercicio. Consideren los siguientes datos.

En 2003 los norteamericanos arrasan Iraq, derrocan a Saddam Hussein y ponen un gobierno shiíta para administrar el país. Algunos años más tarde, el Departamento de Estado pone bajo una formidable presión al gobierno, también shiíta, de Irán al punto en que varias veces casi cede a la coerción de los israelíes para ir a la guerra contra los iraníes quienes, a su vez, cultivan bastante estrechos contactos con el gobierno iraquí instalado por los propios norteamericanos.

En otras palabras: si había un Estado que podía influir positivamente en la estabilización del gobierno shiíta de Iraq, ése era el Estado shiíta de Irán. Así las cosas, en lugar de facilitar la acción de los shiítas iraníes para fortalecer al gobierno de Bagdad, los EE.UU. le encajan sanciones económicas a Irán con el pretexto de unas armas atómicas tan inexistentes como otrora lo fueron las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein.

Durante años los norteamericanos se la pasaron combatiendo contra insurgentes suníes en Iraq. A pesar de eso, en Libia y Siria apoyaron – junto con Arabia Saudita – justamente a grupos suníes con armas, dinero, adiestramiento e información. Pongámoslo de otro modo: entre los suníes hay combatientes que en Iraq pelearon contra los norteamericanos mientras que después, en Siria  y eventualmente en Libia, pelearon apoyados por los mismos norteamericanos y ahora – otra vez en Iraq – pelean contra el gobierno iraquí impuesto por los norteamericanos.

¿Alguien entre ustedes le encuentra algún sentido a este galimatías?

Lo confieso: yo no.

En Siria los EE.UU. y sus aliados financian, arman y adiestran a los grupos suníes para ayudarlos a tratar de derrocar al shiíta-alawita Bashar al-Assad. Varios integrantes de esos grupos suníes están ahora en Iraq tratando de derrocar al gobierno pro-norteamericano de Bagdad. A todo esto, mientras la política norteamericana denomina "terroristas islámicos" a esos combatientes suníes cuando están en Iraq, por el otro lado los llama "rebeldes" cuando están en Siria. O sea: ¿los mismos que en Iraq son "fanáticos fundamentalistas", en Siria son "opositores democráticos"?

Algo muy similar pasó en Mali y en Chad.  Los grupos armados "anti-dictatoriales" que contaban con armas, apoyo norteamericano y hasta bombardeos de la OTAN mientras peleaban en Libia en el marco de la democratizadora Primavera Árabe, ahora resulta que pasaron a ser "terroristas islámicos" al ingresar en estos dos países africanos.

¿Basta con cruzar una frontera para operar el milagro de convertir en terrorista a un adalid de la democracia? Todo lo que hicieron estos muchachos que ahora están poniendo a Iraq patas para arriba y matando gente a granel fue girar 180 grados y cruzar la frontera de Siria con destino a Bagdad.

Según un viejo y muy malévolo refrán el concepto de "inteligencia militar" es un oxímoron. En el caso de los norteamericanos parecería ser exactamente eso. A menos que, como dije antes, se trate de una genialidad tan sublime que se me escapa.

Pero el Medio Oriente no es el único lugar en dónde brilla la genialidad norteamericana. En Ucrania las cosas tampoco están mucho mejor que digamos. Lo crean ustedes o no lo crean, en la plaza Maidan de Kiev siguen estando las carpas y los manifestantes. Gracias a la presión norteamericana y en parte europea, los ucranianos ya tienen su democracia, su nuevo presidente y sus nuevas autoridades. Pero el Maidan sigue ocupado y la trifulca continúa. Incluso con decenas de muertos en la región oriental del país.

¿Por qué ocuparon la plaza hace ya cosa de medio año atrás? Pues, recordarán ustedes que todo empezó con la presunta integración de Ucrania a la Unión Europea. A Yanukovich le salió mal el doble juego entre Bruselas y Moscú, y al final no firmó el tratado. Lo cual, si bien no le costó la cabeza, sí le costó el puesto.

Al ucraniano promedio – a ése que podríamos llamar el "ucraniano de a pié" – todo eso de la Unión Europea no le iba ni le venía demasiado. Le hubiera alcanzado con recibir puntualmente su sueldo a fin de mes; suponiendo que tuviese trabajo, claro. Que el dinero viniese de Moscú o de Berlín le importaba un bledo. De la integración a Europa nuestro ucraniano de a pié solo esperaba tener la oportunidad de conseguir trabajo en alguna parte entre Kiev y París.

Solo que hay un pequeño detalle: a nadie en todo el continente europeo se le ocurrió la peregrina idea de ofrecerle a Ucrania el ser miembro de la Unión. La simplificación del sistema de visas podía todavía ser negociable pero de la libertad trabajar en cualquier parte nadie dijo una sola palabra. Eso se ocultó. De eso no se habló. Es que con eso ni con la ayuda de la CIA se podía sacar la gente a la calle. Por consiguiente, la cosa fue convenientemente simplificada. Elijan: Oriente u Occidente. Un Lada ruso o un Mercedes alemán. Democracia o imperialismo ruso.

Y, naturalmente, la plaza se llenó de gente que quería ser parte de Occidente. Con el Mercedes. Y la democracia.

Pues bien, del Mercedes ya se pueden ir despidiendo. Si todo va bien dentro de poco se firmará el acuerdo económico con la UE. Ucrania abrirá sus mercados, no habrá aduanas pero se podrá privatizar libremente. No hace falta que les detalle lo que eso significa. En la Argentina tenemos experiencia de sobra en esa materia. Y en cuanto al gas, Bruselas tampoco puede hacer mucho. Por supuesto que prometerá ayudar a Kiev en todo lo que pueda pero, hay que entenderlo, si hasta para la Unión Europea la cosa no es tan fácil de arreglar con el loco de Putin, Ucrania tendrá que esperar un poquito hasta que las cosas se enderecen. Y más vale que eso suceda antes del invierno. Con temperaturas hasta menores de 30°C bajo cero en algunas zonas, nadie va a aplacar a los ucranianos diciéndoles "hay que pasar el invierno" como nos sugería aquí el inefable Álvaro Alsogaray.

Y también de la democracia se pueden ir despidiendo. Aunque, claro, eso depende de lo que se quiera entender por democracia. Durante meses la muchedumbre de la plaza Maidan exigió transparencia, honestidad, libertad, nuevos líderes y el alejamiento de lo que ellos llaman "oligarcas" – que no son sino aquellos que se enriquecieron estrepitosamente después de la caída de la Unión Soviética con "negocios" acerca de los cuales es mejor no hacer muchas preguntas. El corrupto Yanukovich huyó y ahora tienen de presidente a Petro Poroshenko, el "rey del chocolate"; un oligarca de cabo a rabo. Según la revista Forbes el hombre "vale" algo así como 1.3 billones de dólares. [1]. Billones dije. No millones.

Por lo demás, Poroshenko ni siquiera es una figura nueva en la política ucraniana; ya ha estado en todos los partidos y sectores imaginables. Como que hasta fue Ministro de Desarrollo Económico y de Comercio del mismísimo Yanukovich. [2]

Los norteamericanos pueden estar contentos de haberle clavado una espina en el costado a Putin. Pero ¿era esto lo que querían los manifestantes de la plaza Maidan? No quiero ser demasiado escéptico pero permítaseme dudarlo. Y mucho.

A menos, por supuesto, que los grandes estrategas de Bruselas y Washington tengan en carpeta alguna genialidad que por ahora no conocemos.

Pero también lo dudo.

Si manejan esto de la misma manera en que manejaron lo de Siria e Iraq no me extrañaría ver dentro de un par de años a Putin incorporando a Estonia, Letonia, Lituania, Ucrania, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Moldova, Rumania y Bulgaria a la Unión Económica Euroasiática.

Séame permitido el porteñismo: los del Departamento de Estado y sus estrategas, ¿son o se hacen?

¿O es que se han quedado sin opciones?

-------------------
Páginas web consultadas y activas al 19/06/2014
[1] - http://www.forbes.com/profile/petro-poroshenko/  
[2] - http://web.archive.org/web/20120323132828/http://www.kyivpost.com/news/politics/detail/124833/ 

4 comentarios:

  1. Como siempre, impecable análisis y por supuesto que sí, efectivamente, se han quedado sin opciones. Aprovechamos para saludar y manifestarle nuestra admiración por todo su trabajo y por supuesto, por su trayectoria. En lo personal, sus lecturas me han llegado al corazón, a veces cuando nos encontramos en "La isla de las cosas perdidas" nos damos cuenta que sí existen personas que saben mucho y a la vez son sabias y buenas y cuando las hallamos en un "cuento" el milagro de otra realidad sucede. Claro que "valió la pena" contarlo!. Un respetuoso y afectuoso saludo. Herta Ortuño

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el articulo, como todo el blog que contiene excelente reflexiones. Aprovecho para consultarte que sucedio con la pagina laeditorialvirtual porque hace unas semanas que no funciona. Saludos. Santiago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santiago. Gracias por los conceptos. La Editorial Virtual tiene una nueva dirección en: www.lanuevaeditorialvirtual.blogspot.com.ar
      Progresivamente iremos reponiendo en esta dirección todos los títulos publicados. Cordiales saludos.

      Eliminar
  3. El pensamiento del Departamento de Estado, o para ser más exacto, del verdadero poder por detrás de EEUU, es sencillo: los fundamentalistas suníes son locos útiles en todas las situaciones, y se los etiqueta conforme la circunstancia. Son útiles para derribar gobiernos no funcionales al poder mundial, y en este caso son "freedom fighters"; son útiles para justificar la presencia militar e intervenciones de EEUU, y en este caso son terroristas. El gobierno actual de Irak está en el medio de ambos casos: todavía es amigo de EEUU, pero hay una preocupación por el acercamiento creciente a Irán, Rusia y China, así que no me sorprendería que quieran sacar a Malik o hasta fragmentar el país.
    Lo que es obvio es que el juego (que lo vienen usando a full desde Bush II, en menor medida desde Bush I o Reagan) no va a funcionar por mucho tiempo.

    ResponderEliminar